Trata de matarse pero se arrepiente

Ricardo trató de ahorcarse pero al lanzarse al vacío cambió de opinión y logró zafarse de las garras de la muerte

Ricardo, al sentirse en las garras de la muerte, se arrepintió y como pudo se descolgó de la regadera.
PUBLICIDAD

Deprimido y acusando a sus familiares de no quererlo, un hombre de 35 años intentó suicidarse ahorcándose al interior de su domicilio ubicado en calles de la colonia Buenos Aires, la tarde de ayer.

Argumentando que nadie lo quiere, Ricardo Abraham Valdez tomó un mecate, lo ató a su cuello mientras que el otro extremo lo amarró a la regadera del baño de su vivienda, se lanzó al vacío pero al sentir la falta de aire se arrepintió.

Como pudo, Ricardo logró ponerse a salvo lo que llamó la atención de su madre, Juanita Valdez, quien de inmediato, al descubrir que su retoño había atentado contra su vida pidió el apoyo de una ambulancia.

Socorristas de Cruz Roja Mexicana acudieron con rapidez a la casa marcada con el número 1306 de la calle Daniel Ríos cerca del cruce de la calle Eulalio Gutiérrez, y examinaron a Ricardo, quien por fortuna se arrepintió a tiempo.

Puedes leer: Juró que la amaba, y la mató

Elementos de la Policía Municipal arribaron al domicilio para tomar conocimiento del intento de suicidio mientras tanto, la madre de Ricardo les pidió a los oficiales que no arrestaran a su hijo, argumentando que sólo se encontraba sumido en una fuerte depresión.