Tromba en Don Martín

La lluvia y fuertes vientos arrancaron árboles de raíz y provocaron daños en viviendas y lanchas 

Parte de la estructura perimetral de la Presa colapsó.
PUBLICIDAD

Juárez Coah.- La calma en la Presa Don Martín (Venustiano Carranza), se vio interrumpida por el azote de una tromba con ráfagas de viento de 180 kilómetros por hora.

El vórtice arrasó a su paso con bardas, arboles, cercas, postes, el techo estructural de una escuela y cerca de 50 lanchas siniestradas.

El director de Protección Civil Municipal Juan Antonio Ríos Morado la mañana de ayer dirigía las cuadrillas de trabajadores de ecología para retirar los daños que dejó a su paso la tormenta registrada en la que afortunadamente no se registraron pérdidas humanas.

En esta comunidad ubicada a 14.2 kilómetros en dirección al Noreste del poblado de Juárez, a unos 45 kilómetros de distancia del Municipio de Sabinas Coahuila, tomando la carretera Estatal Número 25; la mayoría de las familias se dedican a la pesca.

A raíz de los fenómenos meteorológicos registrados en gran parte de la Región Carbonífera como lo es en los Municipios de Múzquiz, San Juan de Sabinas, Progreso, Sabinas y propiamente en Juárez, los habitantes de Don Martín coincidieron en expresar que estaban al pendiente de estos hechos que comúnmente se registran en el mes de mayo con lluvia, granizo, viento y por consiguiente la estela de daños que esto genera, pero nunca pensaron que les fuera a llegar en una tarde apacible.

Comúnmente esta población con a lo mucho 300 habitantes, mantiene siempre una imagen remozada desde lo que es el arco de bienvenida hasta la salida con dirección a Anahuac-Nuevo León.

Árboles derribados por doquier a un costado de la carretera que divide las viviendas del majestuoso lugar como lo es la Presa Don Martín, lanchas volcadas, algunas de ellas dañadas de sus motores, cables de postes colgando, la cerca perimetral de la presa colapsada, los árboles sacados de raíz en la plaza pública y daños en la estructura de algunas residencias situadas en el Club Tío Nacho y el Club de Tiro y Pesca es lo que se observa a su paso.

Empleados de ecología trabajaban con diversa herramienta de trabajo, como lo son palas, hachas y sierras, afanadamente comienzan a retirar las ramas de los árboles que cayeron en los patios de algunos hogares sobre la calle Venustiano Carranza y Presidente Juárez, colocándolos en camionetas del ayuntamiento.

Enriqueta Lira, ama de casa recuerda con angustia lo ocurrido la noche del jueves: “Se miraba la tormenta aquí en la presa, no la esperábamos pues casi esas nubes se van de lado, desafortunadamente se volteó y se vino un aire muy fuerte”.

Prosigue y dice, “de ahí se agarró, la tormenta nos pegó, yo estaba muy asustada, preparaba la cena pues esperaba que llegaran mi esposo e hijos, afortunadamente ellos regresaron a casa 15 minutos antes de que comenzara este hecho, si no, no sé qué hubiera hecho.

Argumenta que cayó granizo muy pequeño, pero el viento sí estaba muy fuerte; comenzaron a volar los árboles, fueron muchas las pérdidas materiales en esta comunidad y en los clubs, vidrios, destrozados, techos volados, nos quedó más que encomendarnos a Dios rezándole, señala.

“Esperábamos lo peor, cuando ya empezamos a ver que arreciaba el viento”, lo único que hicimos fue resguardarnos esperando que esto pasara pronto”.

La presa Venustiano Carranza mejor conocida como “Don Martín” se ubica en el cauce que une el Río Salado y el Río Sabinas en el Municipio de Juárez, tiene un embalse con capacidad para concentrar mil 313 hectómetros cúbicos de agua que se utiliza para el riego agrícola, los habitantes se dedican en su mayoría a la pesca y hoy en día habrán de esperar el apoyo del Ayuntamiento para reparar sus lanchas que se vieron afectadas al paso de esta tormenta.