Último adiós a Juan el minero

Con dolor y llanto fue despedido en su día; ayer regresó a la tierra en su natal Ejido La Mota

“Perdóname Dios, si algún mal hice, pero regrésamelo, te amo mi amor”, decía entre gritos Magaly, esposa de Juan Manuel.
PUBLICIDAD

EJIDO LA MOTA, COAH.- “Yo lo esperaba vivo” eran las palabras del hijo de 10 años de Juan Manuel Galván Robledo, mientras familiares y amigos le daban el último adiós, al sepultarlo en el panteón de la villa de Esperanzas.
Entre lágrimas, gritos de desesperación, e impotencia, la esposa Martha Magaly Velázquez pedía perdón a Dios, implorándole le regresara a su amado esposo, en tanto su hija quien está a punto de cumplir 15 años de edad golpeaba el féretro que en el interior tenía el cuerpo de su padre.

También te puede interesar: Detectan billetes falsos de 500 pesos

“Yo esperaba a mi papito vivo” entre lágrimas comentaba el pequeño de 10 años.

Por lo tanto, su padre Juan Manuel Galván Rodríguez, cabizbajo y con los ojos cansados de tanto llorarle a su primogénito, recordaba cómo habría sido en vida, describiéndolo como una persona trabajadora, ejemplo de padre, y preocupado por brindarle el sustento de cada día a su familia.
Mencionó que su hijo desde escasa edad inició a laborar como minero, teniendo ya una trayectoria considerable, con conocimientos sobre éstos complejos carboneros, lo que los llevaría a pensar e incluso a asegurar que el saldría con vida.

También puedes leer: Muere minero ahogado

Al sepulcro asistieron también compañeros que laboraban con Juan Manuel en la mina de arrastre dónde lamentablemente murió ahogado.
Los mineros mostraron su solidaridad con la familia y lo despidieron hasta su tumba.