Un legado muy conocido, los Difuntos sobre el ring

Conmemoran la trayectoria de personajes que han marcado pauta en la lucha libre, los Difuntos

Difunto Segundo, conmemora su trayectoria, son 46 años de ser luchador.
PUBLICIDAD

La lucha libre mexicana es uno de los deportes más amados por los aficionados, ya que se considera que la mejor lucha del mundo es la de México.

Mini Difunto

Luchador que en sus últimas presentaciones en Monclova, demostró seguir siendo un auténtico rudo.

“Mi vida en la lucha libre ha sido muy satisfactoria, nací en la escuela de Centurión un maestro de la lucha libre, desde muy pequeño mi amor por este deporte era mucho entonces con la espinita comencé a preguntar cómo ser un luchador empecé a entrenar y triunfé.

16 años de experiencia es con lo que cuento, mi nombre me lo heredó Difunto Primero, una leyenda de la lucha libre no lo dejé en mal y el nombre lo he ido levantando poco a poco.
Son muchas las satisfacciones que tengo estando sobre el cuadrilátero emoción, adrenalina y sentimientos encontrados antes de saltar al cuadrilátero siempre hago una oración me encomiendo y salgo a hacer lo que más me gusta.
Mis mayores logros son muchos, haber pisado las grandes arenas así como las más pequeñas además en este momento soy campeón junior en el Estado de México con mi pareja Mini Hator.

Grandes cosas he conseguido una de ellas fue campeón welter de pareja en Texas, he conseguido destapar a Devil Boy, Black Metal y Omega son muchas cosas bonitas a pesar de las lesiones seguimos aquí.
Agradezco a todos mis seguidores por estar al pendiente de Mini Difunto no les fallaré y hay lucha para rato”.
Difunto Segundo es un luchador que nace en Monclova en la escuela de Chacho Herodes, una de las grandes leyendas de la lucha libre fue formadas en escuela de ras de lona y lucha olímpica.

A pesar de haber perdido su máscara, la porta para no perder la esencia de su personaje.

Difunto Segundo

Mini Difunto escribe su propia historia.

“Nací en esto por juego, me dieron una golpiza los luchadores en mi primera presentación me dijeron si le gusta regrese y si no no ande jugando mejor quédese en su casa, agradezco todo a mi maestro Mr. Zatán de San Pedro, Coahuila.

Todo lo que tengo en mi carrera tardé 10 años de los 43 que tengo, he pisado todas las arenas en la República Mexicana, tuve la satisfacción de ir a luchar en Estados Unidos y Centroamérica, fui campeón de la WWA, campeón mundial de la FIL, campeón ligero del norte he ganado más de 15 máscaras y 19 cabelleras.

Mi máscara es lo que vende, a mí me destapó Último Guerrero pero seguimos peleando, tal vez es bueno ya pensar en el retiro, por el momento agradezco a toda la gente que me apoya y que ha seguido mi carrera por tantos años”.