Al año se registran al menos cinco casos en Monclova, las víctimas no han cumplido siquiera los cuatro meses de nacidos

La llamada “muerte de cuna” o “muerte blanca” ocurre principalmente en los primeros meses de vida del niño, se relaciona en la mayoría de las ocasiones en un accidente que provoca que el recién nacido fallezca, pero también suele ocurrir por omisión de cuidados y esto recae en un delito.
Monclova no ha sido la excepción en temas de este tipo, al año se registran al menos cinco casos relacionados, donde las víctimas no han cumplido siquiera los cuatro meses de nacidos y las madres son jovencitas primerizas que no superan los 19 años de edad.
Uno de los factores de riesgo que se observa en el cuidado y desarrollo de los infantes es la edad de las madres, que por su juventud e inexperiencia no tienen idea de los cuidados que requiere el menor lactante.
El médico Ángel García asumió que en el caso de la llamada “muerte súbita”, “muerte de cuna”, o “muerte blanca” muchas veces no tiene que estar relacionada con la broncoaspiración.
“Puede ser que el niño está dormido y de repente se le ‘olvida’ respirar, lo que nosotros llamamos apnea, una pausa respiratoria de más de 20 segundos, si no se detecta, el bebé sigue sin respirar y llega un momento en que el cerebro no manda la información y no echa a andar el mecanismo de la respiración”, explica.
A nivel local este tipo de hechos no se presentan constantemente; según el doctor García en lo que va del año solo se han recibido tres casos de “muerte de cuna”.
Destacó que una broncoaspiración es un vómito que se produce y en vez de salir al exterior se lo traga y se va directo al pulmón, los familiares deben de acercarse a los médicos para que les expliquen cuáles son las posiciones adecuadas en las que la madre puede alimentar al bebé.
“Se puede tratar de una falta de experiencia o supervisión, pero casi siempre se da en forma involuntaria, se trata de una mala capacitación, de hecho no se recomienda que las madres alimenten al bebé cuando están acostadas, es mejor que lo hagan sentadas porque puede dormirse y obstruirle las vías respiratorias”.
Afirmó que cuando están en el hospital, las madres que acaban de dar recientemente a luz no les permiten que se encuentren solas con el bebé porque el accidente como puede pasar en la casa también puede pasar en el nosocomio, los recién nacidos deben de estar vigilados por una segunda persona.

¿CÓMO PREVENIR ESTOS DECESOS?
El cuidado de los infantes es una gran responsabilidad para la madre o la persona encargada en casa o estancia infantil.
Es importante que la persona a cargo revise de manera frecuente a la niña o al niño y extreme precauciones al momento de alimentarlos.
Después de los dos meses de vida, el infante debe comer seis veces al día y las tomas de leche (de preferencia materna), deben ser cada tres a cuatro horas.
La madre debe tener una buena técnica de alimentación para su hijo, si es por seno materno debe retraer el seno e introducir completo el pezón para que cierre de manera hermética en la boca del bebé, esto mismo debe ocurrir en el caso del ingerir el alimento del biberón, detalla.
A la mitad de la toma, la madre puede hacer una pausa y poner a su bebé en el regazo para hacerlo eructar. El estómago quedará con fuerza suficiente para que no regrese el alimento”, detalla.
Las madres tienen la opción de colocar una pequeña almohada y evitar que el infante esté en posición totalmente horizontal.
Para prevenir la llamada “muerte súbita”, “muerte de cuna” o “muerte blanca” el especialista recomendó mantener al bebé de preferencia en extensión normal y no hiperextendido ni flexionado para que esté libre la vía aérea.
Esto es, que el pequeño se duerma a lo largo y de preferencia que la madre o el padre estén muy pendientes de su respiración los primeros ocho meses de vida.
El médico recomienda a las jóvenes madres de familia a que acudan a sus centros de salud y soliciten información sobre los métodos correctos para alimentar a sus hijos y cómo prevenir este tipo de casos, ya que es común que los infantes estén expuestos a cólicos o rechacen la leche de fórmula.

¿TIENE CONSECUENCIAS LEGALES?
Es un tema que puede llegar hasta investigación para detectar si el infante murió a consecuencia de la omisión de cuidado de sus padres, pero también las autoridades tienen que averiguar si se trata de un accidente que no involucre a los padres o tutores.
Por los hechos de este tipo que ya han sucedido en esta ciudad y otras entidades del país y el mundo, no hay una señal de dolor, de alarma, la mayoría de los bebés mueren durante el sueño, después de ser alimentados.
Según especialistas, la principal asociación o factor de riesgo es que los niños duerman boca abajo, ya que un colchón blando hace que se oprima su pecho y se para la respiración y el corazón. “los bebés no tienen fiebre, no tienen frío, no lloran, nadie se da cuenta de que murieron, hasta que los mueven”.
Algunos pediatras han asegurado que aún y después de hacer la autopsia al bebé no aparece absolutamente nada anormal. Pero la investigación judicial sigue su curso para deslindar responsabilidad de los papás ya que sí se han presentado casos donde por descuido los infantes fallecen.

Los bebés
No tienen fiebre, no tienen frío, no lloran, nadie se da cuenta de que murieron, hasta que los mueven.

Que en el caso de la llamada “muerte súbita”, “muerte de cuna”, o “muerte blanca”; muchas veces no tiene que estar relacionada con la bronco aspiración.”

Ángel García
Medico