Por más de 40 años doña “Mine” ha escenificado el nacimiento de Jesús en su hogar.

Por más de 40 años, la familia Jiménez Flores ha mantenido viva la tradición de colocar el nacimiento en su hogar, una tradición que ha pasado de varias generaciones y que año con año crece, en donde ya son más de 700 figuras que coloca para representar los diferentes pasajes de la biblia.

María Albina Flores Alonso, doña “Mine” y don Gabino Jiménez Marines, desde hace 42 años colocan el nacimiento en su hogar, esto con la finalidad de representar el nacimiento de Jesús durante estas fiestas.

El nacimiento originalmente lo tenía la mamá de don Gabino, quien durante muchos años lo ponía en su casa, pero una vez que se casaron se los cedió y desde ese entonces siguieron con la tradición.

Es tanta la devoción que se ha convertido en parte de la familia en donde incluso les dice a sus hijos que el niño Jesús es su hermano más grande y a sus nietos les dice que es su tío el más grande.

Conforme han pasado los años han integrado nuevas piezas al nacimiento, por lo que en la actualidad cuentan con más de 700 figuras que representan el nacimiento de Jesús, y otros pasajes tanto del viejo como del nuevo testamento, que doña Mine ha conseguido y algunos que ha tenido que mandar hacer.

No solo es el nacimiento de Jesús, sino toda su vida, con lo que se transmite esa emoción y devoción que se tiene por el paso del hijo de Dios que vino a la tierra a salvar al mundo con su sacrificio.

Ella junto con su esposo, colocan una a una las piezas dando forma a la representación que ocupa gran parte de su sala, en lo que se pueden tardar desde cuatro días o una semana, para tener todo listo.

Comentó que conforme van colocando las figuras hablan con ellas, disfrutan ese momento de ver cómo poco a poco va tomando forma y logrando como todos los años realizar esta representación.

Mucha gente acude hasta su domicilio para poder disfrutar de este nacimiento, que incluso ha ganado premios en concursos que se realizan para ver la originalidad y el trabajo que se realiza, pero el principal objetivo de participar en estos concursos no es obtener un premio, sino que las personas puedan ver su nacimiento.

La devoción y dedicación de doña “Mine” se ve en el entusiasmo que demuestra al platicar de su nacimiento, del trabajo que lleva colocarlo, la manera en la que ha conseguido las figuras, pero sobre todo, de la representación de la Biblia.

Durante muchos años fue catequista, así como siempre ha sido apegada a la iglesia, por lo que realizar esta representación es un gran orgullo para ella.

Mencionó que esta es una tradición que no debe desaparecer, ya que con ella se representa el nacimiento de Jesús en cada una de las casas, sin embargo, poco a poco son menos las personas que los colocan, así como menos personas las que llevan a cabo las actividades como rosarios de la Virgen Peregrina, que son parte de estas fiestas.

Origen de los Nacimientos.

El origen de los nacimientos o pesebres se dio entre 1200 y 1226, por San Francisco de Asís, quien tuvo un momento de iluminación en donde quiso representar mediante personajes el nacimiento de Jesús, contemplar el misterio y evangelizar a través de esta representación a las demás personas.

El presbítero Néstor Daniel Martínez señaló que se narra que la primera vez que se presentó, San Francisco de Asís llamó al pueblo y al ver la representación hubo mucho gozo, alegría y se incrementó la fe.

“Poner el nacimiento, estarlo preparando, es eso, crear un espacio donde se incrementa la fe, y recordar este maravilloso regalo que Dios nos ha enviado a través de su hijo”, comentó.