Un punto de vista sobre el acontecer en el México actual

PUBLICIDAD

Por: Samuel Peña Guzmán

Sin duda el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido muy exitoso en capitalizar políticamente los grandes problemas nacionales como lo es la pobreza, desigualdad, e inseguridad principalmente, no solo en la agenda política del país, sino en la agenda mediática, a través de sus conferencias con los medios de comunicación que diariamente realiza en Palacio Nacional. La premisa mayor es que hay mas de 50 millones de personas en México que se encuentran en la pobreza o (con un nivel de pobreza), es decir que su ingreso no le alcanza para vestido, techo o alimentos o para ninguno de los tres y ninguno de los Gobiernos anteriores, pudo abatirla o al menos establecer exitosamente una política que lograra disminuirla considerablemente.

El Presidente realmente ha sido muy exitoso en no solo capitalizar políticamente la pobreza en México, sino además ha logrado darle una esperanza legítima a los millones de Mexicanos que la padecen. Hoy en día existen más de 53 millones de mexicanos en la pobreza. Por otro lado, ha emprendido fuertes luchas internas hacia el sistema político-económico de nuestro país. Dentro de su administración, logró una reforma laboral para darle un “nuevo” comienzo a la democracia sindical. Dentro de las finanzas públicas, comenzó un saneamiento que logró disminuir el déficit presupuestal, aun con los “costos” que se tuvieron ante la falta de obra pública y la escasez de gasolina que padecimos el año pasado. Emprendió una campaña implementada a través del SAT (Sistema de Administración Tributaria) para al menos tratar de eliminar la propagación del gran negocio de los vende-facturas, que sin duda le han causado un grave daño a la Secretaria de Hacienda en la recaudación de impuestos y sobre todo buscar hacer mas eficiente el gasto público. De la misma forma dio una batalla frontal al robo de gasolina y combustibles y comenzó una “redada” intensa contra el “huachicoleo” cuyas ganancias eran millonarias e incuantificables para toda la red de “mafias”, toda vez que la venta eran en el mercado “negro”. A pesar de los costos e incomodidades que padecimos todos los mexicanos a raíz de la falta de distribución y por consecuencia el escaseo de gasolina que padecimos todos lo mexicanos; la sociedad y la nación le aplaudió al Presidente López Obrador su combate decisivo para cuidar el patrimonio público frente al robo y “tomas” clandestinas de Gasolina.

Si bien es cierto hay que reconocer los logros que ha tenido el Presidente AMLO, sin duda han sido muchos, de la misma forma también es nuestra obligación como mexicanos señalar lo que consideramos algunos de nosotros errores o áreas de oportunidad en donde se pudieron hacer las cosas mejor, o quizás algunos como yo, no las hubiéramos hecho. En ningún momento el objetivo es solo criticar de forma negativa al Presidente que sin duda tiene muchos logros en virtud del liderazgo con el que esta conduciendo a nuestro país. Mi opinión esta alejada totalmente del fanatismo político o crítica destructiva. Tengo muy buenos amigos en el Gobierno Federal que me queda claro que nos solo cuentan con una muy buena preparación académica y profesional, sino que estoy plenamente convencido que realizan su mejor esfuerzo día con día, dentro del servicio y administración pública.

A mi punto de vista, uno de los mas grande errores del sexenio, será haber “echado a la borda” o cancelado por decir lo mínimo, el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM) por medio de una consulta ilícita, carente de toda legalidad. Fueron casi $300 mil millones de pesos, amen de mencionar la derrama económica de más de $100 mil millones de dólares que hubiera dejado la comercialización de transportación de carga, los pasajeros per-see y los 40 mil empleos perdidos por los trabajadores de dicha obra. Esto sin mencionar todos los empleos que se hubieran generado en el transcurso de los años de haberse concluido el aeropuerto que tanta falta nos hace hoy en día. De la misma forma las cotizaciones de las empresas mexicanas que cotizan en Wall Street, se desplomaron al conocerse la noticia ante la falta de certidumbre jurídica de los inversionistas. Simplemente hubo un daño directo a las finanzas públicas al haber liquidado con miles de millones de dólares a los tenedores de bonos, fibras, fondos para el retiro, la cancelación de contratos, la cancelación de los acuerdos y convenios que se tenían con cientos de proveedores para la construcción del NAIM. Peor aún, es que la solución que plantea del Aeropuerto de Santa Lucia no lo acompaña las vialidades técnicas que se requieren entre muchos otros defectos de tener tres aeropuertos totalmente inviables desde el punto de vista técnico-logístico, incluyendo su propuesta del Aeropuerto de Toluca y la remodelación del actual aeropuerto de la ciudad de México.

La creación misma de un ambiente de incertidumbre frente a los inversionistas nacionales y extranjeros, causó que se haya tenido un crecimiento económico de 0.0% y no fue sorpresa que se haya tenido un decrecimiento del empleo de -0.5%, se hayan disparado las tasas de interés a consecuencia de la desconfianza de las instituciones de crédito principalmente extranjeras que “dudaron” de la capacidad de pago de nuestro país.

El hecho por otro lado de abocarse “irreflexivamente” en la construcción de la refinería Dos Bocas y de un Tren Maya que los dos, distan mucho de ser proyectos fructíferos con costo de miles de millones de dólares que según analistas extranjeros no son viables. Sus opiniones son valiosas ya que son expertos en diferentes materias y han proporcionado estudios que las hacen inviables.

Hace algunos meses, México por instrucciones del Presidente de la República le obsequio $100 millones de dólares a El Salvador, política exterior clientelar, similar a la que tenía Venezuela con Cuba, cuando todos sabemos que nuestro país enfrenta grandes problemas de infraestructura y ha cancelado programas primordiales de fomento económico, como haber desaparecido la agencia de promoción a la Inversión y Comercio, PROMEXICO o haber desaparecido el programa del INADEM para el apoyo a las PYMES. Hoy en día no hay ningún programa que lo este supliendo y se han dejado de apoyar miles de PYMES que son las principales generadoras de empleo en México. He observado que al Gobierno Federal reduce los recursos a los programas que si tienen reglas de operación y fortalece los que le permiten políticas discrecionales de recursos. No estoy diciendo que haya corrupción o no, pero los programas que cuentan con reglas de operación se elaboraron en su momento para neutralizar la discrecionalidad de los funcionarios y por ende neutralizar la corrupción.<, pareciera ser que la tendencia es a desaparecerlos.

No podemos dejar pasar la cancelación del Seguro Popular que ha dejado a miles de ciudadanos mexicanos de escasos recursos, sin la atención medica básica y sobre todo que requieren atención en muchos casos, de manera urgente. Esto amén de mencionar la cancelación de las estancias infantiles, de los comedores comunitarios y por último la derogación de la reforma educativa, principalmente en un país como el nuestro en donde el promedio de educación nacional apenas llega a 6to. Grado de primaria, es lamentable.

En conclusión, quizás es muy prematuro definir al primer año de la administración del Presidente López Obrador, el presagio de lo que pudiera ser su sexenio. A todos los mexicanos nos interesa que le vaya bien a México. Simplemente externe un punto de vista personal en cuanto a lo que ha acontecido en este primero año de Gobierno del Presidente y los que considero errores que tendrán un costo más allá de la presente administración como lo fue el caso del NAIM. Quizás ante la gran disparidad de ingresos que tenemos en México, yo no hubiera preferido crear una mayor división entre los mexicanos, entre ricos y pobres, fifis, pirrurris o marginados, como se les ha llamado, sino todo lo contrario, hubiera buscado una reconciliación con los que generan la riqueza en el país y buscar la generación de empleos fortaleciendo los programas que ayudan a generar esa fuente de empleos, en fin, este es solo un ejemplo entre algunos otros patrones de conducta y es solo un punto de vista de un mexicano mas preocupado por su país.

Twitter @Samuel_Pena_G

(*) EL AUTOR  ES LICENCIADO EN DERECHO POR EL TEC DE MONTERREY –ITESM-, CON MAESTRIA EN DERECHO INTERNACIONAL (LL.M) POR AMERICAN UNIVERSITY, WASHINGTON COLLEGE OF LAW Y MAESTRIA EN ADMINISTRACION PUBLICA (MPA) POR THE GEORGE WASHINGTON UNIVERSITY. HA SIDO CATEDRATICO DE DERECHO DE INVERSION EXTRANJERA EN LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE NUEVO LEON –UANL. CATEDRÁTICA DE POSGRADO EN LA UNIVERSIDAD REGIOMONTANA UERRE. HA SIDO DIRECTOR DE INVERSION EXTRANJERA Y SUBSECRETARIO DE INVERSION Y FOMENTO INDUSTRIAL DEL ESTADO DE NUEVO LEON. ACTUALMENTE ES CATEDRATICO DE LA UNIVERSIDAD DE MONTERREY (UDEM). LAS OPINIONES EXPRESADAS, SON EXCLUSIVAS DEL AUTOR Y NO REPRESENTAN LA DE LAS INSTITUCIONES CON LAS QUE EL AUTOR SE ENCUENTRA VINCULADO