Una boda por falta de invitados se convierte en todo un éxito gracias a una peculiar idea de los novios

PUBLICIDAD

Romanee y Sam Rondeau-Smith, de Guildford (Reino Unido) planeaban casarse en julio, pero tuvieron que suspender la boda debido a la cuarentena por el coronavirus. Entonces, la pareja decidió celebrarla un mes después, a pesar de que las restricciones todavía prohibían las reuniones en grandes grupos.

Los novios tuvieron que contentarse con la posibilidad de invitar a solo 14 personas, mientras que en sus planes originales estaba tener una gran fiesta para 100 personas. Sin embargo, Romanee y Sam encontraron una buena salida de la situación, siguiendo la idea de una de las invitadas.

«Una de mis amigas vive en Nashville y no podía asistir al casamiento, por eso propuso en broma enviarnos su foto de cartón a tamaño real. Y pensamos, ¿por qué no hacerlo con nuestros invitados?», contó Romanee al diario Metro.

La idea le encantó a la organizadora de la boda, que encargó 48 figuras de cartón para reemplazar a los invitados que no pudieron asistir. El plan fue un gran éxito y, gracias a ello, los recién casados pudieron sacarse divertidas fotos con todos sus familiares y amigos.

«Fue perfecto. Fue realmente relajante. No estuvimos decepcionados para nada. Estoy segura de que en algún momento haremos una gran fiesta», concluyó Romanee.