Un joven que viajaba completamente ebrio en un vuelo de Ryanair colmó la paciencia del resto de pasajeros durante un vuelo a la capital británica.

La tripulación ya había llamado a la Policía para que lo detuvieran una vez aterrizaran en el aeropuerto de Londres-Luton.