Una princesa en el ajedrez

PUBLICIDAD

Cambió las muñecas por las piezas de ajedrez, representó a México en el Panamericano Escolar y se colocó entre las mejores en el Abierto Nacional. Ahora, Camila se encuentra en la recta final de su descanso para retomar su nivel y regresará a principios del próximo año.

La castañense Camila García Sánchez nació el 2 de septiembre del 2010, sus padres son Iliana y Josué, y sus hermanos son Josué, Sebastián e Isabela.

Su padre es un reconocido ajedrecista, y todo el tiempo lo veía jugar. Poco a poco se interesó en las piezas y un día le pidió que le enseñara. A los cinco años jugó su primera partida, fue contra su padre y ahí nació el amor por el deporte ciencia.

Las prácticas en casa eran constantes y cuando entró al Instituto Inmagusa llevó la materia de ajedrez, además de enlistarse en el club representativo, a cargo del profesor Eliseo Maldonado.

En marzo del 2016 jugó su primer torneo en la Biblioteca Pape en la categoría 2009 y menores. Sus tres primeras rondas las ganó, que le valió el tercer lugar.

Desde entonces, le gustaban las piezas blancas, su juego era agresivo siempre directo al rey, y no le importaba sacrificar piezas con tal de matar.

El primer mate que aprendió fue el pastor, no para hacerlo sino para defenderse y pronto se dieron los resultados en torneos de Monclova, Saltillo y Zaragoza.

Durante meses se mantuvo en el top 3 en los torneos Copa Inmagusa, club de Leones de Frontera, Tec Monclova, FECEP y en el Estatal Abierto.

Una de las partidas más recordadas es precisamente en una exhibición contra el pugilista Moisés “Taz” Calleros. Ella apenas tenía 6 años y él estaba en su mejor momento como una carta fuerte del boxeo para México, y ante una gran concurrencia se llevó a cabo la partida.

Ambos se enfrascaron en un gran duelo como si estuvieran en el ring, dejando entre ver que estos deportes son similares y no por los golpes sino por las estrategias, logrando su cometido Camila.

Tras esta partida comenzó a participar en la categoría libre como parte de su fogueo como Blitz Biblioteca Pape y Ajedrez Femenil, en esta último se colocó en primer lugar.

En su primer año participó en 13 torneos, sostuvo 62 partidas y ahora su objetivo era probar suerte a nivel nacional y en Estados Unidos.

 

SE INTERNACIONALIZA Y 88 PARTIDAS EN UN AÑO

La temporada del 2017 la abrió con su participación en 21st “MLK” de Mission Academy Shool de San Antonio, Texas, dentro de la categoría K-3. Su desempeño fue muy bueno ganó 4 partidas y sólo perdió una para obtener la medalla de bronce.

De inmediato, comenzó con su preparación para el Abierto Nacional de León, Guanajuato. Así, que entrenó fuerte y jugó en los torneos universitarios de la UA de C, Región Élite, Xochipilli y Copa Inmagusa.

En Guanajuato participó en la categoría Sub-8, tuvo una excelente actuación en las 6 rondas con ritmo de 90m + 30s y se colocó en cuarto lugar, que le permitió ganarse el derecho de representar a México en el Campeonato Panamericano de El Salvador 2017.

A un año de practicar ajedrez, fue un resultado magnifico e intensificó su preparación. Su siguiente torneo fue el 6th Rackspace en San Antonio Texas, el cual sin jugar la primera ronda terminó con la etiqueta de invicta y campeona.

Otro evento importante fue los Juegos Nacionales Infantiles y Juveniles de la Ciudad de México, donde se ubicó en cuarto lugar tras 6 rondas con ritmo de 90m+30s.

También tuvo actividad en los torneos Shark Chees, Estatal Colegial y Abierto, FENAZA, Meridian Chees Tournamet, Feria del Libro y el Festival Navideño del club de Leones.

 

MEDALLA DE BRONCE EN EL PANAMERICANO 2017

Para este torneo, fue apoyada por la empresa Maxion. En compañía de su madre viajó en el mes de noviembre de Monterrey a Houston y de ahí a El Salvador.

En el cambio de avión, le extraviaron la maleta y causó tensión, aunado a que no se acostumbró a la comida, y prácticamente se mantuvo con leche y cereal durante una semana.

En la apertura del torneo, inició punteando y en las últimas partidas tuvo un desliz, sin embargo, ganó la medalla de bronce tras enfrentarse en 9 rondas a jugadores de Costa Rica, Colombia, Ecuador, Canadá, Jamaica, El Salvador y México.

Ella y otro jugador fueron los únicos ajedrecistas del tricolor de regresar con medalla a casa.

 

CLASIFICA NUEVAMENTE AL PANAMERICANO  

En el 2018, continuó entrenando arduamente y abrió el ciclo en el mes de marzo con el Abierto Nacional de Aguascalientes.

Era la rankeada en la posición 12 y sufrió una derrota en la primera ronda, sin embargo, se recuperó con 4 victorias consecutivas contra Jalisco, Ciudad de México, Querétaro y Tlaxcala.

En la última ronda, se enfrentó a Ciudad de México, quien era el favorito y campeón, pero Camila se fajó y sacó un empate para colocarse en tercer lugar.

A su vez, obtuvo el aval para representar a México en el Campeonato Panamericano y una beca oficial de FENAMAC.

También consiguió el tercer lugar en el IX Juegos Nacionales Infantiles en Durango, Durango, dentro de la Sub-10 y de paso el aval para el Panamericano, sin embargo, esta vez no pudo asistir por cuestiones económicas.

Uno de los eventos de cierre del año, fue el Turkey Shoot Open en San Antonio, Texas, donde participó en la categoría libre y se enfrentó a adultos de nivel, originarios de Austin, San Antonio y Dallas.

 

SU ÚLTIMO AÑO DE COMPETENCIA

Para el 2019, participó principalmente en Estados Unidos como MLK23rd Annaul Cnhess Tournament, Helen M. Kirby Hall Tournament, Houston Open Jean Troendle Memorial y Fall Casis Chess Tournamet.

En este último, jugó en la categoría padres/niños; y junto con su papá consiguió el puntuaje suficiente para ganar el primer lugar.

Por situaciones familiares tuvo que retirarse de los tableros y se dedicó a sus estudios en el Instituto Inmagusa.

 

VOLVERÁ A LA COMPETENCIA

Será a fines de año cuando vuelva a retomar en forma el ajedrez y reaparecerá en el 2021.

Hace unos años su meta era el título de Candidata a Maestra Mujer (WCM), lo cual se complicó por la falta de torneos oficiales internacionales en México y la falta de patrocinios para viajar constantemente.

Pero ahora, a sus 9 años tiene en su mente disfrutar el ajedrez, colocarse en el plano nacional y en un futuro conseguir una beca universitaria.