Una probadita de Oaxaca en Monclova

Año con año regresan para ofrecer la mejor calidad

Filiberto Olivera tiene el puesto más alegre, con música que llega más allá del crucero.
PUBLICIDAD

Como cada año un grupo de comerciantes artesanos provenientes del Sur y Centro del país toman la plaza del pueblo como residencia temporal y exponen sus artesanías vendiéndolas al público monclovense que gustoso acude a conocer la gastronomía y vestimenta de estados como: Hidalgo, Tlaxcala, Oaxaca, Chiapas y León. Desde antes del mediodía los puesteros levantan sus carpas y organizan su mercancía. Entre lo que más sobresale es la vestimenta típica de esas regiones así como dulces y licores.
Desde hace algunos años, nos cuentan los puesteros, la afluencia de compradores a disminuido, quizá sea por la globalización de sus productos o por lo bajo de los salarios y lo caro de vivir. Sin embargo, ellos no se desaniman, y año con año regresan para ofrecer la mejor calidad.

Esta exposición que se encuentra en la plaza del Pueblo permanecerá hasta el 22 de abril.
Adán Olivera, coordinador del grupo de artesanos “Arte y expresión oaxaqueña” comenta:
Por quinto año consecutivo estamos en la plaza Juárez del Pueblo en Monclova, Coahuila. Traemos todas las artesanías y gastronomía del estado de Oaxaca como son las nieves oaxaqueñas, el mole, el chocolate, el mezcal, dulces tradicionales, el pan de nata, huipiles bordados a mano, productos de madera, cazuelas de barro. Todo esto hasta el día 22 de abril. Con muy buenos precios y muy buenos descuentos. Apóyenos, apoyen a seguir conservando las tradiciones del Estado de Oaxaca y de los artesanos.

Gastronomía

En el puesto de los dulces típicos mexicanos nos recibe Jesús Ruiz del estado de Hidalgo, vende nueces, pepitas, garapiñadas, así como gomitas, obleas y mazapanes.

Caminando entre los puestos no puedes evitar voltear a ver la gastronomía oaxaqueña tan peculiar, como son los moles de diferentes colores, sabores y texturas, tienen el mole negro, con el que se elaboran los tamales oaxaqueños en plátano, tienen el rojo y el colorado, así como el mole amarillo, mole almendrado. Venden además chapulines, chocolate, mezcal, pan de yema, queso oaxaqueño y cremas y jugos. Platicando con el encargado del puesto de gastronomía comenta que son sus familiares quienes preparan todo y lo envían hasta acá para que lo venda. También comenta que hace falta que se haga más publicidad sobre su ubicación para que la gente sepa que se encuentran en ese lugar.

“Son de garrafa, típicas del Estado de Oaxaca, lo único que cambia es que traemos los vasos escarchados para la nieve que es de limón, mango, guanábana o mezcal.

Lo que más sobresale de toda la gastronomía son los chapulines, están ahí expuestos en una olla de barro, son un montón y se acompañan de salsa y limón. Al probarlo el sabor simula el charal, o el camarón. Ya vienen preparados y listos para comerse. El vendedor comenta que hay mucha gente en Monclova que los consume, la primera vez que alguien se acerca lo primero que hace es darle a probar al cliente, y luego ya se convencen y se lo llevan.

Hay muchas botellas de mezcal de todos los sabores, son aproximadamente 40 sabores y su precio es de $140. Luego tienen los jugos medicinales, que parecen botellas de vino, sirven para los riñones, el intestino y tienen valor de 80 pesos.
También mostraron las tlayudas, que son tortillas grandes preparadas con asiento de manteca, frijol y queso, después se le pone el guiso que guste arriba que puede ser cecina, tasajo. El tamaño es impresionante.
En otro puesto nos encontramos con el pan de Tlaxcala, que igual que las tlayudas sorprende su tamaño. Manejan el pan de concha de mantequilla, lleva nuez y pasas, o relleno de queso filadelfia, la gordita de nata que es muy típica de allá, tiene un valor de 3 gorditas por 25 pesos o si se prefiere rellena vale 20 pesos, pueden ponerle lechera, chocolate, cajeta o fresa. La también popular trenza colombiana que lleva nuez, pasa, piña, coco y canela.

En el puesto de los dulces típicos mexicanos nos recibe Jesús Ruiz del estado de Hidalgo, vende nueces, pepitas, garapiñadas, así como gomitas, obleas, mazapanes. Los precios dependen de los dulces, la bolsa de nuez y de almendras tienen un costo de 20 pesos.
Y por último, no pueden faltar las nieves oaxaqueñas.
“Son de garrafa, típicas del Estado de Oaxaca, lo único que cambia es que traemos los vasos escarchados para la nieve que es de limón, mango, guanábana o mezcal. Son las de base de agua. Son elaboradas tradicionalmente. Los sabores que más se venden son: beso de ángel, pétalo de rosa, tequila, mezcal, piña colada, chocolate, y mamey, que son frutos que no hay por acá. Los precios son de 20, 30 y 40 pesos.