Victoria sucia para los rudos

No podían faltaR las suciedades de Ciber Payaso

Látigo de Acero expone su físico.

Una noche llena de emociones, gritos y algarabía retumban al exterior de la arena Coliseo Monclova, donde los aficionados ponían el ingrediente extra para motivar a los luchadores que se encontraban sobre el cuadrilátero a pesar del frío.

Una gran pelea se disfrutó desde el arranque, donde ganó Ciclón Negro, posterior a la segunda lucha triunfaron por el bando técnico, Érika Sotelo y Látigo de Acero.

Para la lucha semifinal hubo reencuentro por la potencia lagunera, Hijo del Enfermero, Monja Loca e Hijo del Espectro que salieron derrotados ante los acrobáticos Místico Negro, Estrella Mística y Águila de Acero.

En la gran lucha estelar saltaron al ring en primer número los rudos regiomontanos Ciber Payaso y Mortífero, que estuvieron dominando durante la primera caída antes sus adversarios, para la segunda caída remontaron las acciones los Latin Warrior.

En la tercera caída se estaban dando con todo, pierrotazos, costalazos y sillas rotas hubo por la pelea dura entre ambas parejas.

Antes de terminar la última caída un golpe de Hijo del Guerrero sobre el réferi George provocó su caída, aprovechó Ciber Payaso para sacar una bolsa con harina y echarla sobre los ojos de Guerrero, lo llevó a la lona al conteo de tres, con ello los regios se llevaron la noche.

Surgió un reto donde se enfrentarán en pelea super libre y sin reglas.