El menor presentaba huellas de maltrato físico.
Tras notar que su hijo presentaba huellas de maltrato, una pareja de Estambul, Turquía, instaló cámaras de seguridad en su casa.

El resultado fue desgarrador, pues el primer día con vigilancia la niñera, Nadia Shapoval, de 54 años, golpeó al menor e intentó asfixiarlo.

La mujer trabajó para los padres durante seis meses y fue despedida luego de confirmarse que agredía físicamente al pequeño. Los progenitores presentaron una denuncia.