LIMA.

Una mujer sobrevivió milagrosamente a una inundación que la arrastró durante varios minutos a una avalancha de lodo y escombros.

Evangelina Chamorro Díaz emergió de entre el barro y unas vigas de madera mientras una poderosa corriente de agua y restos parecía devorarla en la ciudad de Lima, Perú.

Chamorro Díaz, de 32 años, logró ponerse en pie en medio del caos y alcanzó a aferrarse a un grupo de personas que se encontraba en una orilla, intentando ayudarla.

No tiene fracturas, tampoco hemorragias internas. Básicamente son lesiones externas, golpes y evidentemente afectación sicológica por la experiencia traumática”, informó en un comunicado el hospital público María Auxiliadora, donde está ingresada.

La mujer fue arrastrada por el barrizal unos 50 metros en el distrito de Punta Hermosa, hasta que pudo ponerse a salvo.

El incidente ocurrió el pasado miércoles y fue captado en video por testigos.

Ella está un poco confundida aún, pero está muy bien y se va a recuperar porque ella es una guerrera y gracias a Dios no le pasó nada grave”, declaró la ministra de Salud, Patricia García, quien visitó a la sobreviviente el jueves a nombre del gobierno.

Chamorro Díaz estaba en su casa, con su esposo y dos hijos, cuando una masa de agua y lodo procedente de la cordillera arrastró la vivienda y todo lo que encontró a su paso. Su familia resultó ilesa.

Perú sufre desde inicios de año inusuales lluvias torrenciales y desbordamientos de ríos que han provocado la muerte de 62 personas y han dejado más de 62 mil damnificados, según el Instituto Nacional de Defensa Civil.

BAJO EL AGUA
Lima amaneció el sábado, por segundo día consecutivo, con inundaciones en sus sectores más orientales como consecuencia del desborde del río Rímac, cuyo caudal sigue sin disminuir por la persistencia de lluvias en partes más altas de la cordillera de los Andes.

Las inundaciones dejan hasta ahora 62 muertos, 170 heridos, 11 desaparecidos, 62 mil damnificados y unos 500 mil afectados, según las últimas cifras oficiales.

El desborde del río Rímac, que atraviesa la capital peruana hasta desembocar en el océano Pacífico, volvió a anegar las calles de los municipios de Chosica y Huachipa, situados en el este de la capital peruana.

El agua salida del cauce fluvial discurre con fuerza por el entramado urbano y los vecinos se ven obligados a cruzar con cuerdas dispuestas por las autoridades para evitar ser arrastrados por la fuerza de la corriente.

A las afueras de Lima, un operario de una excavadora, quien colaboraba en los trabajos para recuperar las vías de comunicación afectadas, murió al volcar el vehículo en una zona muy escarpada del municipio de Santa Eulalia, según informó el gobierno regional.

En otros distritos de la capital peruana, sin embargo, existe desde hace más de un día escasez de agua al permanecer cortado el suministro de ese líquido potable por la imposibilidad de recolectar agua del río Rímac, cuyo caudal baja con excesivo lodo, piedras y objetos como para poder procesarla y distribuirla.

El Servicio Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal) informó hoy en un comunicado que el suministro no podrá ser restablecido hasta por lo menos las 14.00 hora local (19.00 GMT) por tres corrimientos de tierras caídos en el río durante las últimas horas.

Para ayudar a la reconstrucción y recuperación de las zonas afectadas en la región de Lima, el Gobierno de Perú declaró hoy en emergencia 42 municipios de ese céntrico departamento, 39 situados en Lima y tres en el Callao, la ciudad portuaria aledaña a la capital.

Las inundaciones dejan hasta ahora 62 muertos, 170 heridos, 11 desaparecidos, 62 mil damnificados y unos 500 mil afectados, según las últimas cifras oficiales ofrecidas por el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).

Las lluvias se dan por un atípico fenómeno climatológico de ‘El Niño’, que ha calentado inusitadamente la superficie marina del litoral peruano, lo que a su vez provoca intensas e inusuales lluvias en su costa desértica, que devienen en aniegos, desbordes de ríos y deslizamiento de tierras, conocidos en Perú con el término quechua ‘huaicos’.

Con información de EFE y El Comercio.