Videojuegos gratis para los usuarios de Amazon Prime y otras notas para que te olvides del COVID-19

Inicia la semana de buen ánimo con esta información útil y 'ancestral' que tenemos para ti.

PUBLICIDAD

Hoy arrancamos la semana con buenas noticias para los suscriptores de Prime Amazon, que ahora tendrán videojuegos de manera gratuita. Además, si has querido cambiarte a Spotify Premium, pero no tienes tarjeta de crédito, te contamos que ya podrás hacerlo con efectivo y más…

Amazon.com está facilitando que los suscriptores de Prime entren al mundo gamer, el más reciente esfuerzo para extender el atractivo de un programa de lealtad diseñado para mantener a los compradores comprometidos.

La compañía de comercio electrónico más grande del mundo dio a sus más de 150 millones de miembros Prime alrededor del mundo acceso a contenido de videojuegos gratuitos, eliminando un paso que los obligaba a vincular su cuenta de Amazon con una en Twitch.

El servicio, que ahora se llama Prime Gaming, ofrece beneficios especiales dentro de los juegos de consola y juegos de PC.

Al entrar a la plataforma desde México, aparece la siguiente leyenda: «Obtén juegos GRATIS con tu membresía Prime. Desde emocionantes títulos nuevos hasta franquicias atemporales, siempre hay algo grandioso para jugar. Estén atentos para más juegos GRATIS, ya que nuestras ofertas se actualizan con frecuencia».

Para agosto, los juegos gratuitos disponibles son Shaq Fu, War Saw, Treachery in Beatdown City, Chroma Squad y Blazing Chrome. Los videojuegos gratis funcionan en Amazon Games App, solo disponible para computadoras con Windows.

A partir de esta semana, Spotify brindará una nueva opción para los melómanos que desean disfrutar de su servicio Premium.

Si no cuentas con tarjeta de crédito o débito o deseas emplear otras formas de pago, ahora podrás hacerlo en las tiendas OXXO. ¿Cómo? Sí, las sucursales de todo el país aceptarán los pagos en efectivo a través de OXXO PAY.

Al suscribirte o renovar la suscripción de Spotify Premium en línea y seleccionar OXXO PAY como método de pago, recibirás una referencia numérica de 14 dígitos que deberás dictar al cajero para realizar tu pago en efectivo. Este método estará activo a partir del 13 de agosto.

Un cazador de tesoros amateur encontró uno de los conjuntos más importantes de la Edad de Bronce que se hayan localizado en Escocia.

El detector de metales Mariusz Stepien dijo que estaba “temblando de felicidad” cuando hizo el descubrimiento en junio cerca del pueblo de Peebles, unos 36 kilómetros al sur de Edimburgo. «Pensé que nunca había visto algo así antes y desde el principio sentí que esto podría ser algo espectacular y que había descubierto una gran pieza de historia escocesa».

El gran descubrimiento incluyó joyas y una espada de 3 mil años de antigüedad. Además, un arnés para caballo completo, hebillas, anillos, ornamentos y tapas de ejes de una carroza.

Stepien y sus amigos contactaron a la unidad de Tesoros Ocultos del Gobierno y acamparon en el sitio por 22 días mientras un grupo de arqueólogos desenterraba los artefactos.

Las piezas se encuentran ahora en el Centro de Colecciones de Museos Nacionales en Edimburgo.

Hace ya tres décadas, Dany Page, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, predijo la presencia de una estrella de neutrones en el remanente del denso polvo de la supernova 1987A -una explosión estelar que ocurre cuando una estrella está en agonía-.

Dicha teoría fue comprobada este lunes por un grupo de científicos de la Universidad de Cardiff, en Gales, Reino Unido.

Page, junto con colegas del Instituto Max Planck de Astrofísica de Alemania y de las universidades Stony Brook y de Ohio, predijeron en 1987 la existencia y apariencia de la estrella, de forma teórica con modelos numéricos.

Treinta años más tarde, este trabajo se ha constatado con el telescopio Atacama Large Millimiter/Submillimiter Array (ALMA), ubicado en Chile, a través del cual fue posible ver un exceso de brillo en una burbuja de polvo presente en los escombros centrales del remanente.

El hallazgo fue realizado por el grupo de Phil Cigan y Matsuura Mikako, de la Universidad de Cardiff, en Gales, Reino Unido, cuyo trabajo fue publicado en la revista científica The Astrophysical Journal.