CIUDAD DE MÉXICO.-A Kei Nishikori el Abierto Mexicano de Tenis siempre le ha gustado para relajarse, pero, esta vez, tiene un significado más especial.

Después de estar seis meses fuera del circuito debido a una operación en la muñeca, el tenista asiático usará su tiempo en Acapulco para recuperar el nivel que algún día lo puso como el cuarto mejor del mundo en 2015.