SAN BUENAVENTURA, COAH.- Personal de Salud Municipal intensificará la vigilancia con los vendedores de pescado en la calle y en los restaurantes que venden todo tipo de mariscos.

Adriana González Sánchez, regidora de Salud Municipal informó que una de las enfermedades más molestas es la intoxicación, que de no atenderse a tiempo puede ser mortal por lo que es necesario prevenirla.

Para eso, ahora que se inicia la Cuaresma la consigna que tienen es visitar a los vendedores que se instalan en las calles para hacerles ver las medidas que tienen que aplicar para que el producto esté en buenas condiciones.

Además acudirán a los dos restaurantes que hay en el pueblo, que elaboran toda clase de alimentos con productos del mar en donde colocarán trípticos que deberán tomar en cuenta tanto los empleados como los clientes.

“Lo que menos queremos es una intoxicación con pescado o marisco porque eso atrasa por completo la rutina de quien la padece, queremos que se entere todo el pueblo de cómo debe estar el pescado antes de consumirlo”

Algunas características que debe tener el pescado es ante todo que debe estar en hielo, tener los ojos brillantes igual que la piel, la escama pegada al cuerpo y su consistencia firme.

Respecto a los moluscos, ostiones o mejillones, deben estar dentro de la concha y esta a su vez tiene que estar completamente pegada.

Evitar comprar productos de mar que estén expuestos al medio ambiente.

Evitar descongelar productos al medio ambiente porque generan bacterias y una vez que estén descongelados no volverlos a congelar, entre otras cosas.