Violan a detenida

Fue llevada con engaños por dos hermanos que pagaron su multa, solo para abusar sexualmente de ella en una vivienda de Frontera

Juan Omar fue procesado por el delito de violación.

Una jovencita de 15 años de edad que fue detenida por una falta menor, fue salvajemente violada la madrugada de ayer, a pocos minutos de haber salido de las instalaciones de Seguridad Pública de Monclova.

El aberrante delito ocurrió luego de la detención de un joven de nombre Alejandro “N” de 16 de edad, que se encontraba consumiendo drogas en la zona Centro a eso de las 22 horas.

A ver el arresto de su amigo, Abril “N” de solo 15 años de edad, intentó impedirlo, lanzando golpes contra los policías, motivo por el cual también fue arrestada.

Al llegar a Seguridad Pública, la jovencita alegó tener 19 años, motivo por el cual fue internada en las celdas preventivas.

En el lugar se encontraba también Juan Omar Arzola Murillo de 32 años, con domicilio en la privada Portales #174 del fraccionamiento Los Portales en Frontera, quien fue detenido por orinar en la vía pública.

Este sujeto, al ver a la guapa jovencita, no dudó en sacarle plática:

“Pero qué haces aquí, tú tan bonita y encerrada, ahorita arreglo eso, yo voy a pagar tu multa y te voy a sacar de la cárcel”, le dijo Juan Omar lanzándole una mirada lujuriosa.

A las 4:00 de la madrugada llegó a la comandancia Francisco Arzola Murillo, quien pagó la multa de su hermano detenido y este a su vez pagó la multa de Abril “N”.

Cuando estaban todos en el exterior, el sujeto le ofreció a Abril un “aventón”, y los tres abordaron una camioneta Chevrolet Silverado con rumbo a Frontera.

Contra su voluntad, la jovencita fue llevada a la casa de Juan Omar, donde comenzaría su calvario.

En el lugar, la jovencita fue violada salvajemente por Juan Omar, con la ayuda de su hermano quien la sometió para que pudiera saciar sus más bajos y pervertidos instintos.

De nada le valió a la jovencita gritar y resistirse al ataque, pues haciendo uso de la fuerza, la agredieron físicamente, dejando marcas en sus muslos, muñecas y cuello, que confirman el abuso sexual.

Después de saciar sus bajos instintos, antes de las siete de la mañana, los dos acusados volvieron a subir a la chica a la camioneta y la traían de regreso a Monclova, donde buscarían un expendio que les vendiera alcohol.

Llegaron a la tienda de conveniencia de la colonia 21 de Marzo, donde la chica a señas, le pidió auxilio a la dependienta, en eso se da cuenta Francisco que se la lleva del brazo para afuera y la sube a la camioneta.

Cerca del lugar, un taxista alertó a la policía de la presencia de dos sujetos que traían a una jovencita llorando y manoteando, por lo que se dirigieron al exterior de la tienda donde encontraron a los sospechosos.

Los policías cuestionaron al conductor que cínicamente alegó que la jovencita era su sobrina y la llevaban con destino a su casa.

En eso, la víctima rompe en llanto gritando: “!Ayúdeme, ayúdeme, policía, me violaron!”, mientras se abrazó al cuerpo de la oficial, por lo que al escuchar lo anterior, los uniformados de inmediato procedieron a la detención de ambos sujetos que fueron consignados por el delito de violación y privación de la libertad con fines sexuales.

Paradójicamente, los policías que rescataron a Abril “N”, fueron los mismos que la detuvieron horas antes y la encerraron, sin corroborar que era una menor de edad.