Antes de que empezara la temporada todos daban por muertos a los Jets. En Las Vegas era el equipo con menor posibilidad de ganar el Super Bowl, incluso el panorama de los Cleveland Browns era más alentador. Las cosas no empezaron bien para los entrenados por Todd Bowles. En sus primeros dos juegos parecía que las predicciones se cumplirían. Perdieron 21-12 contra los Buffalo Bills y a la semana siguiente cayeron 45-20 contra los Oakland Raiders. Sin embargo, el equipo de New York se supo reponer de esas derrotas consecutivas y consiguió tres victorias al hilo. Le ganó a Miami, Jacksonville y Cleveland. Sólo los Browns son un equipo fácil. Después, perdieron contra los New England Patriots, pero es justo decir que no le fue fácil a los de Massachusetts, los Jets les exigieron emplearse a fondo.

Por momentos hicieron ver mal al equipo que comanda Tom Brady. En la semana 7 cayeron contra Miami en un juego no apto para cardiacos. La diferencia fue de un gol de campo en el último minuto. Los Jets dominaron hasta el tercer cuarto. Las cosas cambiaron cuando Matt Moore entró en lugar del lesionado Jay Cutler. El cuarto cuarto fue la perdición de los Jets, recibieron 17 puntos sin respuesta. Un duro golpe a la moral. Es necesario que se sobrepongan, llevan un record de 3-4, en una División bastante peleada. Están a dos juegos de los líderes y en plena pelea por el segundo lugar, y sobre todo, están jugando mejor de los que cualquiera hubiera pensado.

Esta semana, los Jets reciben a unos alicaídos Altlanta Falcons, que vienen de una dura derrota contra los New England Patriots. Atlanta es favorito, pero la verdad no les será fácil a ninguno. Por lo mostrado por ambos equipos, el resultado es un volado, algo impensable hace dos meses. Si ganan los Jets seguirán de lleno en la pelea. Ya se ganaron el respeto de la liga. Todo lo que hagan será positivo. Evitaron el deshonor de ser el peor equipo de la liga.

Los Angeles Chargers tuvieron un inicio de campaña desastroso. Perdieron sus primeros 4 juegos. Parecían desahuciados. No es nada fácil reponerse de un 0-4. Sin embargo, los Chargers regresaron de entre los muertos con tres victorias consecutivas. De los juegos perdidos, sólo uno fue por más de 3 puntos. A Filadelfia, el equipo con el mejor record de la liga le compitió hasta el final, para caer 26-24. Son un mejor equipo de lo que podría parecer, aunque son inconsistentes. Su punto fuerte: el ataque aéreo. Son el noveno mejor. Desafortunadamente para ellos, son la ofensiva terrestre número 31 de la NFL.

Hoy están en una situación inimaginable hace un mes. Tienen tres victorias al igual que los Broncos y los Raiders, sus rivales divisionales. Los Chargers y los Raiders van para arriba, mientras que los Broncos no se han visto nada bien, pues perdieron sus últimos dos juegos contra equipos en teoría accesibles. Esta semana los Chargers tienen una dura prueba, visitan a los Pats. Parece que las cosas están en su contra, nadie cree que puedan ganar. New England es favorito por 8.5 puntos. Es difícil que el equipo de

Los Angeles aspire a un lugar en playoffs, pero hoy por hoy, contra todo, siguen con vida. Su futuro está todavía en sus manos. Sin importar lo que pase hay que reconocerle seguir compitiendo después de empezar con 4 derrotas. A cualquiera le hubiera pesado, y muchos hubieran empezado a pensar ya en la próxima temporada. No fue el caso de los Chargers, sólo por eso merecer cierto reconocimiento.

Los Jets y los Chargers, contra todo pronóstico ¡viven! ¿Por cuánto tiempo? Es difícil saber.