Una inyección mal aplicada la dejó sin caminar y por más de medio siglo su vida ha sido una lucha constante

Blanca Estela tiene 57 años y poliomielitis, se dedica a pedir limosna a las afueras de un banco de la ciudad. Lucha diariamente en contra de la adversidad para salir adelante pese a que no puede caminar.
Su nombre completo es Blanca Estela Heredia López, vive en la colonia Diana Laura del municipio de Frontera, no tiene ningún familiar que la apoye y ayude a salir adelante, de esta manera la vida la obliga a salir todos los días a pedir caridad.
“No nací con poliomielitis, cuando tenía un año me pusieron una inyección mal y después de ahí ya no pude caminar desde entonces todo se complicó pero como puedo salgo adelante, no tengo quién me ayude así que tengo qué hacer todo sola”.
Aparte de que se le dificultan los días para pedir dinero, su casa es de apenas dos cuartos y no tiene techo de placa, solamente se protege del sol y las lluvias con unas láminas pero normalmente se inunda.
“No me gusta ser hostigosa si la gente me quiere dar pues qué bueno, pero si no, solamente le doy la bendición de Dios lo que te dan de corazón te rinde mucho”, aseguró doña Blanca.
Desde las seis y media de la mañana, hasta las cuatro de la tarde se encuentra la señora Blanca Estela en la puerta de un banco en el cruce de la calle Hidalgo y Allende de la zona Centro.
Sí tiene familia pero nadie la ve, “Dios no me deja sola y es el único que me sigue dando fuerzas para salir adelante”, concluyó.