El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de China, Xi JInpingen una foto de archivo.

eijing.- La guerra económica entre Estados Unidos y China parece seguir recrudeciéndose.

Tras el intempestivo anuncio de Donald Trump de la imposición de una serie de impuestos contra los productos originarios de China, el gobierno del país asiático señaló que responderán de igual manera contra los productos norteamericanos.

Algunos de los productos que se verán afectados son los agrícolas, incluyendo frijoles de soya, lo que afectará los Estados Rurales que tanto ayudaron a Donald Trump a ganar la eleccióno presidencial.

Trump, por su parte, parece no transigir en sus amenazas y anunció más impuestos en caso de que China cumpla con estos nuevos impuestos.

De momento, productos populares como teléfonos celulares y televisiones no serán afectados por estos nuevos impuestos norteamericanos.