Apoyan otros hijos a filicida

1 / 1
Apoyan otros hijos a filicida
PUBLICIDAD

FRONTERA COAH.- Brígido Salomón Ortiz, de 88 años de edad, quien mató a su hijo Hermilo Salomón Rodríguez, no fue condenado por los integrantes de su familia, sino todo lo contrario, están con él, pues sabían de las agresiones constantes que recibía por parte de su hijo, tiene Diabetes y al enterarse que su hijo había muerto, su salud se complicó un poco.

Jordano García, escuchó lo que pasó el día en que Hermilo recibió un disparo en el estómago por parte de su padre, quien ya estaba harto de sus golpes y de que le quitara dinero para seguir drogándose.

“Yo estaba aquí, era de noche, escuché gritos, pero pensé que estaban discutiendo, escuché golpes y después el disparo y salí, Hermilo estaba muy drogado, no decía nada, estaba como en shock”, comentó.

Mencionó que Brígido Salomón actualmente se encuentra en casa de uno de sus hijos, pues luego de enterarse que su hijo había muerto, se desanimó, pero su familia está con él, le brindan constante apoyo y no tienen siquiera la mínima intención de juzgarlo.

“El abuelo de mi esposa tiene Diabetes, se sintió mal cuando le dijeron que había muerto Milo, de hecho quería ir a su funeral, pero no lo dejaron, porque se puso malito”, comentó.

Brígido Salomón explicó a su familia que solo quería asustar al menor de sus hijos, para que dejara de hacer esas cosas, pero cuando vio que iba directo a agredirlo se le salió el tiro, no era la primera vez que recibía sus agresiones, aunque Hermilo vivía con su padre, este ponía límites, le tenía miedo.

“Yo no sabía que tenía una pistola, él no era violento, sino todo lo contrario, el tiempo que tengo de conocerlo siempre se ha portado muy bien, con mi suegra, con mi hijo, con mi esposa, hasta yo le decía abuelo”, señaló.

Hermilo Salomón trabajaba de manera eventual, se drogaba y tomaba constantemente, su estado de ánimo tornaba a ser agresivo, incluso existía una denuncia por parte de su padre porque ya le había pegado, al grado de romperle las costillas con un bastón.