Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

Aumentan casos de hemorragia cerebral

Por Nancy Orozco - 13 diciembre, 2016
Aumentan casos de hemorragia cerebral

El 80 por ciento de los casos quedan con diverso grado de invalidez o déficit neurológico

El Jefe de Medicina Interna de la Clínica 7 del Seguro Social, reveló que la enfermedad vascular cerebral (EVC), o hemorragia cerebral, que revela muy pocos síntomas, entre estos intenso dolor de cabeza, acompañada de náuseas y vómito, presenta una alta incidencia en la población.

Carlos García Fernández, señaló que este es un padecimiento que significa una emergencia médica y sus secuelas dependerán de la ubicación en la lesión del cerebro.

Citó que las estadísticas señalan que los pacientes que llegan a sobrevivir a un EVC, en el 80 por ciento de los casos quedan con diverso grado de invalidez o déficit neurológico, que va desde alteraciones en el habla, debilidad muscular, parálisis de una parte del cuerpo y pérdida visual sensitiva, entre otros.

Señaló que las personas que padecen Diabetes, Hipertensión, Obesidad y que tienen adicción al tabaco y al alcohol, son quienes tienen hasta cinco veces más probabilidades de sufrir una enfermedad vascular cerebral (EVC).

Dijo que son pocos los síntomas que pueden indicar la presencia de un padecimiento de este tipo, que usualmente es silencioso, y se manifiesta cuando ya se tiene la lesión.

Detalló que el único signo de alarma que suele presentarse es un intenso dolor de cabeza, que se acompaña de náuseas y vómitos y, en ocasiones, hay pérdida del estado de alerta.

Declaró que los altos índices de Colesterol y Triglicéridos favorecen la formación de placas de grasa al interior de las venas y el endurecimiento de las mismas, lo que origina una mala circulación de los vasos del cerebro.

Dio a conocer que la mayor parte de los casos se presentan en personas de 65 años en adelante, aunque hay registro de que el daño cerebral puede ocurrir a cualquier edad y se considera que cada vez es mayor el número de adultos jóvenes que están en riesgo, principalmente por la exposición al intenso tabaquismo, a la obesidad y al sedentarismo, situaciones que favorecen notablemente la aparición de Diabetes Mellitus e Hipertensión Arterial.

Como prevención es recomendable la realización periódica para valorar los niveles de azúcar y lípidos (colesterol y triglicéridos), así como de la presión arterial a partir de los 25 años de edad, sobre todo si se trata de una persona que padece obesidad, sedentarismo, tiene la adicción al tabaco, y si en la familia existen antecedentes de algún familiar con daño cerebral.