Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

Esperaban muerte del Padre Joaquín

Por Staff / La Voz - 13 enero, 2017
Esperaban muerte del Padre Joaquín

Invito al pueblo de Dios y sociedad civil a orar por el padre Joaquín para que Dios le conceda disfrutar plenamente de la vida eterna: Gilberto Almaraz

Los sacerdotes que conforman la Iglesia Católica en Monclova veían venir la muerte del Padre Joaquín Hernández por la forma en que se acontecieron los hechos de su desaparición durante la semana anterior en la comunidad de la Aurora cerca a Ramos Arizpe.

“Era la posibilidad más obvia”, dijo el padre Gilberto Almaraz al mencionar que desde un principio se ligó a dos jóvenes en la situación, pues fueron vistos en el vehículo del presbítero y se descartó un robo pues sus pertenencias permanecían en su alcoba.

“Con algunos sacerdotes con los que yo conversé sobre el tema pensábamos que en esto iba a terminar por detalles que nos dieron de cómo sucedieron las cosas, ese par de muchachos que lo acompañaron parece que algo tuvieron que ver, de robo no se trataba, estaban sus maletas para sus vacaciones y si pensamos en que su muerte era lo más obvio”.

El reconocido sacerdote por la comunidad católica monclovense, lamentó los hechos que confirmó la Diócesis de Saltillo mediante un comunicado durante la tarde de ayer y destacó que el Padre Joaquín fue un servidor que trabajó con generosidad al pueblo.

Se desempeñó por varios años en la Parroquia de la Divina Providencia ubicada en la colonia Miravalle e incluso fue solicitado por Almaráz para servir en la Parroquia Santiago Apóstol pero no fue autorizado por el Obispo Raúl Vera López debido a que estaba destinado a la comunidad donde se mantuvo hasta el día 3 de enero.

“La situación debe de tener su origen en algo, me atrevo a afirmar que la causa profunda es la situación de injusticia en la que vive mucha gente de nuestro pueblo y que ahí debemos de atacar ese punto para que nadie se justifique en nuestras acciones o en nuestras omisiones, los peores males vienen no tanto por lo que hacemos si no por lo que dejamos de hacer”.

Dijo que los representantes de la Iglesia Católica al sufrir un ataque como este tienen que seguir sirviendo de la misma forma, tranquilamente y cumpliendo con su deber, aunque hay una gran consternación por la forma en que sucedieron los hechos de la muerte del joven sacerdote.

“Nuestra mejor defensa es la gente, nuestro pueblo y ante cualquier síntoma de planes violentos lo mejor que podemos hacer es rezar y avisar a quienes consideren que estén o estemos en peligro”.

Invito al pueblo de Dios y sociedad civil a orar por el Padre Joaquín para que Dios le conceda disfrutar plenamente de la vida eterna, de igual forma mencionó que como humano pudo tener errores y equivocaciones, es por ello que invitó a los feligreses a pedir por su miseridordia.

“Ni las hojas de los árboles se caen sin la voluntad del Señor y pienso que cada acontecimiento es un mensaje de Dios, en este caso creo que el Señor nos está llamando a los sacerdotes y nuestras comunidades a comprometernos más en una lucha pacífica pero comprometida y sincera en trabajar por la pacificación de nuestra nación y no dar motivos para que se incremente la violencia”, concluyó el sacerdote.