Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

"Este es mi puente, yo lo hice"

Por Jorge Salazar - 27 enero, 2017
1 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
2 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
3 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
4 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
5 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
6 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
7 / 8
Este es mi puente, yo lo hice
8 / 8
Este es mi puente, yo lo hice

Jorge Luis Domínguez ingresó a COIMSA hace cuatro meses y forma parte de un proyecto de empresa socialmente responsable que le da oportunidad a personas con capacidades diferentes

“Este es mi puente, yo lo hice con la ayuda de mis compañeros y ahora Castaños se ve más bonito”, asegura Jorge Luis Domínguez Mendoza, el más pequeño de los trabajadores de la Constructora Industrial Monclova, pero a la vez uno de los más dedicados y entusiastas en labor.

Con apenas 23 años de edad, Jorge Luis ingresó a COIMSA hace cuatro meses, forma parte de un proyecto de empresa socialmente responsable, que abre sus puertas a personas con algún tipo de discapacidad.

En este proyecto de inclusión social, aparece Jorge Luis Domínguez, joven castañense que vive en la colonia California, a pocas calles de donde se construyó el puente Centenario de la municipalidad de Castaños.

Llegó una mañana buscando trabajo a las oficinas donde se encuentran los arquitectos residentes de la obra, a pesar de padecer parálisis cerebral, su entusiasmo y ganas de salir adelante le abrieron las puertas por primera vez en su vida.

Con el permiso de su mamá, Jorge Luis fue contratado como responsable de la limpieza y orden de la bodega donde por varios meses se resguardó la maquinaria y equipo, asumió su nueva responsabilidad con una asombrosa dedicación y empeño.

Vive en la calle Zacatecas de la colonia California y por cuatro meses ha sido el trabajador más puntual, llega antes de la hora y es el último en retirarse, no sin antes cumplir su labor con una dedicación asombrosa.

“Soy parte del equipo, me siento orgulloso, el puente lo hice yo y mis compañeros”, explica en una de sus horas de descanso.

La parálisis cerebral que padece desde niño, le provocó dificultad para mover la parte izquierda de su cuerpo, además de un leve retraso mental, que no fue impedimento para que pudiera terminar la primaria en el Centro de Atención Múltiple.

Al egresar, la falta de oportunidades lo llevaron a buscar empleo sin éxito, y solo pudo acomodarse limpiando vidrios o despachando combustible en una de las gasolineras de la localidad.

Para Jorge Luis el día que supo que sería contratado y contaría con todas las prestaciones de ley, fue uno de los más importantes de su vida, al grado que ya piensa en construir una vivienda para poderse casar.

“Es mi primer trabajo formal, gano mil 100 pesos por semana, de eso le doy 200 pesos a mi mamá para el mandado y el resto lo estoy ahorrando para construir una casa en el patio de la mía, para cuando me quiera casar”, explica en entrevista.

Su madre es empleada de una tienda de conveniencia y su padre empleado de un rancho, así que este empleo fue de gran ayuda para su familia, sobre todo que lo hace sentir incluido, con metas y un propósito de vida.

Gracias a su empleo recién compró una computadora que utiliza para disfrutar de series de comedia y telenovelas en sus ratos libres, le gusta la música y disfruta de grupos norteños como las cumbias de los Kings del Wepa.

Por su parte José de Jesús Flores, arquitecto residente de la obra destacó el empeño que le pone Jorge a su trabajo, desde limpiar las casetas, almacén, laboratorio, siempre al pendiente, atento y servicial.

“Es el primero que llega y el último en irse, nunca ha faltado y siempre busca estar ocupado, en lo personal me da mucho gusto que COIMSA haga esta labor abriendo sus puertas, es un tema difícil, muchas empresas lo evitan”.

Igualmente María Elena García Mesta, arquitecta residente destacó a Jorge como un muchacho muy activo, puntual, un joven noble con muchos sueños y ganas de pertenecer a la sociedad y ser productivo.

Agregó que siempre se le ubicó en áreas seguras, en labores que pudiera desempeñar, y dada su entrega, al concluir el puente se le reubicará en un espacio en las oficinas de COIMSA donde pueda seguir desarrollándose.