Libera juez otra vez al ‘Demonio’

PUBLICIDAD

Y hasta le ponen vigilancia

De nueva cuenta, Javier “N” burló la justicia y recuperó su libertad y no conforme contará con protección de las autoridades, pues pesan sobre su vida amenazas de muerte y se teme por su integridad

De nueva cuenta, Javier “N” mejor conocido como el “Demonio” burló la justicia y recuperó su libertad y no conforme contará con protección de las autoridades, pues pesan sobre su vida amenazas de muerte y se teme por su integridad.

El joven de 15 años acompañado de su abogado compareció en el Centro de Justicia Penal ante la jueza Nubia Aguillón para responder por el delito de portación de arma prohibida.

De acuerdo al expediente 432/2017, la dirección de Seguridad Pública recibió un reporte pues Javier “N” se encontraba en la colonia Guadalupe Murguía amenazando a las personas, sobre todo niñas, con una navaja.

Cuando elementos de la corporación atendieron el reporte fueron agredidos por el joven, incluso se abalanzó contra uno de ellos para agredirlo en el pecho pero gracias al chaleco antibalas no sufrió ninguna lesión.

Los oficiales aseguraron al joven junto al arma que portaba, es por ello que quedó a disposición del Ministerio Público para que responda por el delito que cometió especialmente por haber violado una medida cautelar que le había ordenado un juez.

Aunque la Jueza decretó el auto de vinculación a proceso por un mes, es decir que continuarán las investigaciones contra el acusado; por el delito de portación de arma prohibida no estableció ninguna sanción.

El joven quedó en libertad sin ninguna medida cautelar, sin ninguna protección para evitar que se dé a la fuga, sin embargo, decidió que las autoridades deben darle protección pues existen amenazas en redes sociales y temen por su integridad.

La Jueza no tomó en cuenta que el “Demonio” había incurrido en una violación a una medida cautelar que se había establecido a finales del 2016 por el homicidio de su novia “Dianita” de 11 años, quien murió de 32 puñaladas.

La excusa de la juzgadora es que independientemente de que el acusado haya sido sentenciado por homicidio con anterioridad, el delito que se le estaba acusando en esta ocasión no amerita internamiento preventivo.