“Me iban siguiendo”

PUBLICIDAD

“No me acuerdo de nada, solo que una camioneta blanca me seguía, no sé si se me atravesó, pero era algo malo”, dijo el chofer del tráiler al tratar de recordar el accidente.

Hospitalizado en la cama 3 de Urgencias en la clínica 7 del Seguro Social, Abel del Castillo narró que provenía de México, su destino final era descargar 28 toneladas de leche en Nueva Rosita, a donde no pudo llegar.

“Ya mero llegaba… ¿y “Pollo”?, dónde está “Pollo”, mi compañero, veníamos en convoy yo venía atrás de él” decía en medio del llanto el joven de 21 años.

Dijo que no era tanto el dolor que sentía, si no que se encontraba mal emocionalmente, constantemente entra en crisis y llora solicitando a sus familiares, quienes viven en Cocotitlán.

Hace dos años, Abel se inició como trailero, al igual que su padre, este accidente es el primero que registra desde sus inicios.

Con fractura en ambos brazos y en la pierna izquierda, Abel del Castillo Peña se encuentra resguardado por un elemento de la Policía Municipal y es atendido por el personal médico del IMSS quienes dieron parte a sus familiares en la Ciudad de México.

Tendido en la camilla sin poder moverse aseguró que no venía drogado, mucho menos alcoholizado.

“Quiero avisarle a mi mamá, quiero hablar con mi papá, no sé qué pasa, no tengo a nadie aquí” dijo.

Su madre Lupita, se encuentra viajando desde México para apoyarle en su situación, al momento solo el personal del Seguro Social le atiende y le apoya anímicamente, incluso una trabajadora Social resguarda algunas de sus pertenencias al igual que mil pesos que tenía consigo.

“Mi carga, ¿que pasó con mi carga? tenía 28 toneladas que iba a dejar a Nueva Rosita, creo que una camioneta se me cerró o me quiso corretear, me siento muy triste, no sé si le hablé a mi mamá o no, llevo dos años y algo manejando como mi papá, él tiene 21 años y nunca le ha pasado nada”.

De manera extra oficial se supo que su estado de salud es estable, por fortuna solo fueron fracturas.