Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

‘Nadie golpeó a mi abuela’

Por Azucena Tenorio - 02 abril, 2019
1 / 2
‘Nadie golpeó a mi abuela’
2 / 2
‘Nadie golpeó a mi abuela’

Adriana Castillo Martínez y Jairo Alvizo Castillo, quien fue señalado de haber golpeado a su abuela ante la disputa por el domicilio ubicado en la colonia Del Rio, aclararon que es Adriana la dueña de la casa desde el 2017 y que jamás golpearon a la señora Juana Martínez.

El pasado jueves 28 de marzo elementos de Policía Preventiva detuvieron a Jairo por supuestamente agredir a su abuela Juana Martínez Castañuela, tras disputarse la propiedad de una vivienda, lo llevaron a la cárcel municipal y en todo el camino el joven comentaba que él y su mamá eran los dueños del domicilio.

Jairo Abdul Gabriel Alvizo Castillo indicó que el reside en la ciudad de Monterrey y solo estaba de visita con su mamá, sus familiares aprovecharon eso para hablar a la patrulla para sacarlo de la casa mientras Adriana se encontraba trabajando.

Jairo Abdul Gabriel Alvizo enseñó los golpes que recibió de los policías de la patrulla 137.

“Dijeron que yo la había golpeado cuando ni siquiera vive en la casa, tenemos todas las pruebas y las actas de posesión y la sentencia del juez del Juzgado Tercero, el abogado de mi abuela perdió el juicio de este año, Juan Montenegro Barrientos, pero no lo quiere reconocer”.

Adriana Castillo Martínez indicó que su madre como familiares no la dejan sacar sus pertenencias, documentos, muebles, ropa del trabajo y dinero en efectivo, mientras espera que le resuelvan, vive en la casa de una amiga suya. Ha acudido dos veces a la calle Guayabas de la colonia Del Río y se han negado a abrirle la puerta.

“Están viviendo ahí mi mamá y una hermana, los demás nos están amenazando para no entrar, ya hablamos con el abogado del Juzgado de lo Familiar y nos dio la razón que no hubo violencia, daño físico o psicoemocional hacia Juana Martínez, porque ella se salió del domicilio en julio del 2017”.

Señaló que los elementos solo se presentaron y rompieron los candados sin presentar un documento oficial, ellos mismos reconocieron que hicieron mal pero se justifican diciendo que el procedimiento es tardado y pasará un tiempo para que recuperen su hogar.

El abogado que los representaba, Mario Sustaita, se negó a proceder con la defensa por lo que buscan quien los ayude y tengan un lugar donde vivir.