Pagan cajón para sepultar a Irving

PUBLICIDAD

Gracias al reportaje realizado por periódico La Voz, los padres de Irving, el niño que murió a consecuencia del frío y la pobreza, pudieron pagar los mil 400 pesos que tenían de adeudo por los servicios funerarios del pequeño.

Mediante la página de Facebook de esta casa editorial, se difundió el caso que conmocionó a cantidad de monclovenses y fue pasado el mediodía cuando una mujer de nombre Porfiria Márquez Rosas liquidó la cantidad que estaba pendiente por pagar.

La mañana de ayer, la sorpresa de la muerte del más pequeño de sus integrantes, se notaba en los rostros de la familia Guerrero Aguirre, había dolor, confusión, sentimientos encontrados pero sobre todo preocupación, pues se debían más de mil pesos de servicios funerarios.

Tras la muerte del “Peggi” como le llamaban al pequeño Irving, la familia se hizo más pequeña, pero los gastos incrementaron, simplemente por dar cristiana sepultura al niño de 11 meses que murió a causa de una mala atención de bronquios.

El día siete de diciembre cuando el niño murió, todo fue frustración, pues la muerte también se paga en efectivo y Juan e Índira no tuvieron siquiera para comprar los medicamentos de su hijo menor.

Los vecinos de la calle Juan del Monte en la Ampliación Hipódromo (donde habita la familia) recolectaron entre ellos alguna ayuda económica para la familia, quien tenía gastos por cubrir pero esto no sería suficiente.

A la mañana de ayer, Índira estaba sentada sobre una mecedora al exterior de su humilde vivienda, con la mirada perdida, pensando qué hacer para pagar 1 mil 400 a la capilla 147 que realizó el servicio de preparación del cuerpo.

Dijo sentirse triste, pues su amor hacia Irving era muy grande pero por otra parte, también sentía preocupación pues el plazo para pagar a la funeraria vence el próximo lunes.

Su esposo Juan Isidro Guerrero no tiene un empleo, a temprana hora de ayer salió en busca de un oficio aunque fuese de un solo día, el objetivo era liquidar la deuda.

Por difícil que parezca, el reunir más de mil pesos no es fácil para Juan e Indira, menos cuando hay cuatro pequeñas bocas que alimentar.

“Nos cobraron 2 mil 800 pero dimos la mitad con ayuda de los vecinos, ahora no sabemos ni cómo le vamos a hacer, nosotros mientras comemos frijolitos pero ese dinero de dónde lo sacamos?”, comentó angustiada la madre.

No fue hasta después del mediodía, cuando en la nota de periódico La Voz se publicó una imagen, era una boleta de pago donde la funeraria indicó que Porfiria Márquez Rosas, una mujer que no conoce la familia, se encargó de cubrir los mil 400 pesos de adeudo.

“Lo velamos en la casa por lo mismo, no teníamos con qué pagar, no hubo ni flores, el terreno también nos lo regalaron, pues nosotros no tenemos nada”, comentaba Índira antes de saber del alma caritativa que los había auxiliado.

“Que más nos pueden quitar, si no tenemos nada, comemos frijoles y con eso nosotros estamos bien”, dijo la madre de familia.