Último adiós a ‘don Jocho’

PUBLICIDAD

Los restos de “don Jocho”, Onésimo Delgado Silva, fueron presentados en las instalaciones del CBTis 36, lugar donde pasó sus últimos años vendiendo hot dogs a los alumnos y al mismo personal docente que ahí se desempeña; el señor que falleció a sus 58 años de edad supo ganarse el cariño y respeto de los jóvenes con quienes interactuaba a diario.

El féretro de tono gris fue bajado de la carroza por los hijos y demás familiares del vendedor, mismo que estudió en este reconocido bachillerato, finalmente formó la carrera de ingeniero químico industrial, la cual nunca ejerció.

Su esposa María Teresa Rodríguez García y sus hijos José Manuel, Carlos, Diana Cristina y Miguel Ángel rodearon el ataúd que se colocó justo en medio de todo el alumnado del plantel, quien al ver la situación decidieron dar un fuerte aplauso a “don One”, quien en algún momento les alimentó.

Diana Cristina la tercera de sus hijas, leyó un pensamiento que escribió enhonor a su padre tras su partida, luego su madre agradeció tanto a los directivos del CBTis como al personal docente y estudiantes por haber sido parte de la felicidad de “don Jocho”.

Aseguró que el siempre tenía en mente el trabajar para los muchachos del bachillerato, a muchos de ellos le sirvió de confidente, consejero y no hubo a quien le invitaba “el jocho” gratis, pues no siempre tenían dinero.

Finalmente cuando los restos se trasladaron al panteón Guadalupe donde yacerá por toda la eternidad los jóvenes gritaban “don jocho está presente”, una manera de despedir su respeto y admiración al vendedor con quien a diario jugaban a la entrada del plantel.