Contactanos

Coahuila

Venció Omar al cáncer

Jamás dejó que la enfermedad pudiera con él y la buena actitud

Azucena Tenorio
Por Azucena Tenorio - 29 abril, 2022 - 10:56 p.m.
Venció Omar al cáncer
Omar logró la etapa de mantenimiento en el 2021, motivo de celebración para su familia.

Omar Alexander García Menchaca es un ejemplo en la lucha contra el cáncer infantil, a pesar del gran sufrimiento físico y emocional que le causaban los tratamientos, jamás dejó que la enfermedad pudiera con él y la buena actitud.

La lucha de Omar contra la enfermedad inició los últimos días de febrero del 2019, una semana antes de cumplir sus 10 años de edad. Un día comenzó a tener dolor de garganta y al consultarlo los doctores lo diagnosticaron como una simple gripa, pero a los tres días seguía igual y su mamá le detectó que la tráquea se le veía irregular.

Ivon Menchaca comentó que fue de un día para el otro que le salió un tumor muy grande en el lado izquierdo del cuello, no perdió tiempo y lo consultó con los doctores Héctor Pérez y Maribel Iracheta, quienes lograron en marzo una rápida intervención en Monterrey, Nuevo León. 

El 22 de marzo les informaron que padecía de linfoma no Hodgkin, se detectó antes de pasar a ser una Leucemia, una noticia que cayó de peso para su papá Omar García quien ese día cumplía años. 

“Fue una temporada muy difícil porque en marzo fue su cumpleaños, el 28 de marzo se la pasó en el hospital y el 4 de abril comenzó con las quimioterapias en la Clínica 25 de Especialidades del Seguro Social”, dijo su mamá quien al principio no sabía cómo decirle que tenía cáncer y que iniciaría un proceso difícil.

Al principio le dijeron que le iban a hace estudios pero Omar con su inteligencia y al ver a los demás niños sin cabello y muy delgados, supo qué enfermedad lo estaba dañando y qué tratamiento llevaría. 

“Él no estaba asustado, estaba más asustada yo, tenía una actitud muy positiva y en Monterrey estuvimos primero tres meses, pero el segundo esquema de quimioterapias fue lo más duro y difícil porque no tenía defensas”.

A pesar del dolor, Omar nunca se rindió

El primer mes tuvo cocteles de quimioterapias, uno por semana cada semana, además de 8 inyecciones durante un mes y al siguiente tuvo internamientos de 5 días con quimioterapias durante 24 horas, además de más inyecciones.

Fueron más de 150 inyecciones las que recibió Omar, terminaba devastado por las quimioterapias y presentaba vómito, dolor de cabeza y sangrado. Su familia se aisló por completo para no exponerlo a enfermedades y evitar que sufriera más.

“No quiero que me piquen” y “mejor que me duerman”, eran las palabras que le decía a su mamá, quien sufrió al ver cómo le hacían estudios de aspirado y punciones lumbares. 

“Es la cosa más horrible que una mamá puede ver, que sufran al rojo vivo, también cuando las venas ya no daban para canalizarlo y que las enfermeras le buscaran otra parte. Había veces que lloraba o se cansaba, pero nunca se rindió, siempre fue bien portado y su buena actitud le ayudó bastante a salir adelante”.

Debido a la enfermedad tuvo que dejar de asistir a su último año de primaria, estaba en la escuela Monclova 400 ubicada en la colonia praderas, donde los papás como él recibieron un gran apoyo del director y de sus compañeros.

Sucedió un milagro

Omar fue internado en Terapia Intensiva debido neumonía y a las altas temperaturas, su malestar no aminoró durante una semana y los médicos optaron por intervenirlo quirúrgicamente, con peligro de intubarlo y que falleciera en quirófano. 

“Sucedió un milagro porque yo le pedí al doctor que me lo salvara, así como en las películas, porque me decían que había pocas probabilidad que resistiera ya que sus pulmones estaban llenos de “nubecitas”, solo me respondió que harían lo que estuviera en sus manos”.

Sus papás pasaron todo el día rezando y pidiéndole a Dios que lo ayudara, su fe rindió frutos ya que contra todo pronóstico Omar pudo soportar la infección y no había requerido de apoyo respiratorio. 

“Los doctores no sabían como pero había mejorado, estaba consciente y había platicado con el personal del hospital. A los 6 días salió de terpia pero con muchos cuidados, no podía caminar porque perdió mucho peso, llegó hasta los 20 kilos y requería de nosotros”

Omar ya no volvió a ser hospitalizado desde entonces, solo acudía al hospital para tener sus quimioterapias y a pesar de haber iniciado el tratamiento en marzo, para diciembre del 2019 había remitido el cáncer en varias partes de su cuerpo como el riñón.

La familia fue el apoyo más grande

Al principio Omar no quería que nadie lo viera “peloncito” debido al tratamiento y su familia fue un factor importante para estar alegre, su papá se rapó por amor y solidaridad a Omar e incluso Ivon quiso hacerlo, pero el pequeño no la dejó. Ahora que ya no tiene quimioterapias y que volvió a crecer su cabello, ya no quiere que se lo corten.

Sus otros dos hijos, menores que Omar jamás se quejaron porque ella no estuviera en la casa y siempre que hablaban por teléfono le mandaban decir que comiera bien y se cuidara mucho. La respuesta de los niños fue muy madura para su edad, siempre oraban por la salud de Omar.

“Yo ligaba la palabra cáncer con muerte y me pegaba mucho, me iba a llorar al baño y mi familia trataba de calmarme para estar bien frente a Omar. Mi esposo es más duro para expresar emociones, pero yo lo oía durante las noches, se salía y lloraba a cántaros,  pero era como lo manejábamos”

Ivon exhortó a los papás a estar al pendiente de la salud de sus hijos y no hacer caso omiso a los síntomas, no importa que los demás los tachen de exagerados ya que es mejor descartar las enfermedades.

La pandemia hizo incosteable la compra de medicamentos

Cuando le tocaba una quimioterapias que duraba 24 horas es cuando sufrieron del desabasto de medicamentos, llegaron a gastar 140 mil pesos en 136 frascos y lograr que le suministraran el tratamiento.

“Le tocaban 4 de ese tipo de quimioterapias, en otros medicamentos llegaba a gastar 5 mil pesos logramos salir adelante gracias a las fundaciones como Sonrisa de Yolanda Tijerina y a diversas actividades que realizaron porque eso estaba fuera de nuestro alcance, mi esposo es soldador y yo deje mi trabajo”.

Además, las 8 inyecciones que requirió cada mes las compraba en 2 mil pesos cada una, pero con el desabasto las aumentaron de 4 a 5 mil pesos. 

“Tienes que sacar de donde sea, de debajo de las piedras porque aunque los doctores nos decían que no había, eso significaba un atraso para su salud, es algo grave porque es darle oportunidad a la enfermedad de seguir creciendo”

Señaló que otro medicamento faltante era el cardioxan, el cual ayuda a proteger el corazón cuando se aplican las quimioterapias, se encontraba en los 6 mil pesos desde Guadalajara y la Ciudad de México, llegó a costar 12 mil pesos.

“Nos tocó ver que muchos padres en su desesperación, pedían ponerles los medicamentos sin la protección del cardioxan, pero eso es gravísimo porque luego sufren las consecuencias, de por sí la quimioterapia es mala y con el paso del tiempo va afectando”

Otros de los materiales que fueron difícil de conseguir fueron los cubre bocas, guantes y desinfectantes, los cuales ya los usaban antes de la pandemia pero el comprar las cajas costaba el triple.

Luego de tres años Omar ya no requirió quimioterapias

El año pasado el pequeño guerrero empezó la etapa de mantenimiento, consiste en quimioterapias pero más ligeras, y en enero del 2022 tuvo su última quimioterapia, en ese entonces el doctor les informó que si todo salía bien para marzo, dejaría de tomar el tratamiento de forma oral, la familia tuvo la buena noticia el 30 de ese mes.

“Todavía hay que seguir revisándolo porque salió algo en el riñón, pero gracias a Dios nada de la enfermedad, al fin fue declarado terapia de vigilancia y durante tres años solo acudirá a chequeos, si al final de esos años sigue limpio será declarado libre de cáncer”.

Omar ya asiste a clases presenciales en la escuela Secundaria 2 Emiliano Zapata ubicada en el fraccionamiento Francisco I. Madero, mantiene los cuidados al ingresar y durante las clases, siempre con una actitud positiva.

“Como le dije, al final vas a tener tu recompensa, que si lo sufrió es porque valdrá la pena y se acordará pero ya habrá pasado lo malo. El cáncer infantil está a la vuelta de la esquina, hay demasiados niños con cáncer, desde recién nacidos y esto está más allá,  la enfermedad crece muy rápido, cada vez lo veo en más niños, pero si se detecta a tiempo y no se dan por vencidos, todo puede cambiar”.

  • Venció Omar al cáncer

    Durante los tres años jamás perdió la buena actitud.

  • Venció Omar al cáncer

    La asociación Sonrisa fue el pilar durante el desabasto de medicamentos.

  • Venció Omar al cáncer

  • Venció Omar al cáncer

    Pesó 20 kilos debido a las quimioterapias y llegó a hospitalizarse de gravedad.

  • Venció Omar al cáncer

    Su familia fue el gran apoyo para afrontar la enfermedad.

  • Venció Omar al cáncer
  • Venció Omar al cáncer
  • Venció Omar al cáncer
  • Venció Omar al cáncer
  • Venció Omar al cáncer

Artículo Relacionados