Concientizan en el Día de la Tartamudez

Concientizan en el  Día de la Tartamudez
PUBLICIDAD

Hoy jueves se conmemora el Día Internacional de la Tartamudez, decretado desde el 22 de octubre de 1998 por la Asociación Internacional de Tartamudos, cuyo fin es el de concientizar y sensibilizar a la población sobre un problema más desconocido de lo que a menudo pensamos, porque no se debe olvidar que tras los rostros de los miles de personas que sufren este trastorno comunicativo se esconden grandes historias.

Es habitual que los niños pequeños, entre 2 y 5 años, no tengan una fluidez total en el habla hasta que aprenden a organizar las palabras y las frases, sin embargo, hay que ser conscientes de que las disfluencias del niño pueden ser atípicas, por lo que es imprescindible diferenciarlas de las más corrientes para tratarlas lo antes posible y evitar futuros trastornos provocados por “Bullying”, además de deterioros emocionales o psicológicos.

La licenciada en psicología, Rocío González Botti, que lidera el Centro de Atención Infantil en Piedras Negras, mismo que ofrece terapia del lenguaje entre sus servicios de atención infantil, afirma que en Piedras Negras, dentro de las estadísticas tanto del DIF como del CAI, se tiene un 92% de éxito con pacientes que se agregan a las terapias, denotando siempre el compromiso y entrega de los padres para mantener los ejercicios y la motivación del pequeño con problemas del habla.

Es de suma importancia el compromiso de los padres, ya que son ellos quienes deben motivar e incentivar a sus pequeños a continuar con el reto de superar este tipo de complicaciones del habla, y agrega que, en el Centro de Atención Infantil se da este tipo de terapias sin costo, mismo que es absorbido por los programas del DIF municipal, incluidos de ser necesarios los costos de atención medica que pueden presentarse en muy pocos casos.

Agregó que estas terapias al ser dirigidas a menores de 5 años, por lo general están compuestas de juegos entretenidos para los menores, que esconden en su núcleo los ejercicios musculares con la boca, lengua y garganta, que ayudan a mejorar la fluidez al hablar, siendo estos ejercicios la base de la recuperación y posterior superación de estos trastornos.