Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

Dejan obras inconclusas. Destapan corrupción de CONAVI

Por Gabriel Meza - 22 junio, 2020
Dejan obras inconclusas. Destapan corrupción de CONAVI

Un ambiente de desilusión, incertidumbre y miedo es lo que viven más de 90 amas de casas de son beneficiarias de las becas de mejoramiento de vivienda, CONAVI,. 

Ellas decidieron hacerlo público por la situación que las tiene cansadas por recibir solamente promesas y ahora hasta amenazas vía telefónica en las que les dicen que “ya dejen de hacerla de pedo, ya que el dinero no es de ellas” por su inconformidad de denunciar las obras inconclusas que se hicieron con el programa CONAVI. 

Detallaron que sí hay algunas terminadas, pero con severos daños a menos de 6 meses de haberlas entregado; mientras que a otras beneficiadas les cancelaron sus becas sin motivo aparente. 

Las obras no fueron terminadas.

La Comisión Nacional de Vivienda recientemente fue restituido todo su personal por acciones indebidas y corruptas, ahora la nueva administración resultó más peligrosa, pues que actúan en forma intimidante y prepotente tras la infinidad de quejas de parte de los beneficiarios de este programa federal. 

Lo más preocupante es que varias de las inconformes han estado recibiendo llamadas telefónicas donde las amenazan y desean que cesen con las acciones de reclamar lo prometido, pues debido al grado de inconformidad que tienen, se juntaron grupos por colonias de amas de casas que no están satisfechas tras a casi dos años de este programa porque aún no les terminan lo que en un inicio les dijeron que se mejoraría su vivienda. 

Las vecinas crearon grupos de WhatsApp para estar en contacto con los encargados y darle seguimiento a las obras; sin embargo, ahora son víctimas de intimidación para que desistan y se conformen con lo que les dieron o incluso, nada. 

Los encargados no contestan a los vecinos.

Esta comisión que tiene como fin mejorar la calidad de las viviendas de los mexicanos resultó ser el pretexto perfecto para robar millones de pesos, ya que a cada beneficiaria se les otorgó de 50 a 150 mil pesos virtuales, ya que estas cantidades fueron destinadas directamente a constructoras que tenían el compromiso de hacer las obras de remodelación y ampliación de las viviendas, algo muy diferente a lo que pasa en la realidad pues estas empresas sólo cobraron sin terminar las obras y de existir desvió de recursos a funcionarios y contratistas que utilizaron recursos y materiales para contratos propios y jamás llegó a la población beneficiaria.