Cala hambre a gente de la calle

PUBLICIDAD

NUEVA ROSITA, COAH.- El frío cala hasta los huesos y hay personas en la calle que no tienen dónde quedarse ni una comida caliente para comer, pero entre toda la gente indiferente hay quien se compadece de ellos aún cuando no se encuentren bien de sus facultades mentales: Argentina “Kenty” Villanueva tiene una vida dedicada a los desprotegidos, a pesar de las circunstancias y la falta de recursos, los recoge en las calles, les da comida, los baña, les da ropa limpia y les da abrigo y cobertores cuando hace mucho frío, por ahora tiene a “Ji, Ji” como cariñosamente le dicen a Javier y una señora de la cual desconocen su nombre, la tuvo que recoger con un perro, porque es su eterno compañero, a los dos los llevó a un improvisado albergue a un costado de la estación de Bomberos. Por esta labor, “Kenty” estuvo nominada por el Gobierno del Estado como Mujer de Valor en 2017, sin embargo, para ella el mayor premio es ver a los “sin casa” en mejores condiciones.

Comenta que en esta tarea ocupa su tiempo libre, cuando otros lo gastan en pasear y divertirse, su trabajo es atender en el ISSSTE a los parientes de los enfermos en un programa relativamente nuevo coordinado por el doctor Eliseo Veloz, se trata con los familiares de los enfermos para que estén informados sobre las condiciones de los pacientes, recibir sus quejas, sus sugerencias, confortarlos, resolver sus dudas y sobre todo que no se sientan aislados.

Explicó que ella es el enlace entre la clínica del ISSSTE y las familias de los enfermos y la filosofía del departamento se basa en siete puntos para poder funcionar, primeramente dar la bienvenida a los familiares, dar la razón a los familiares de los pacientes y ponerse en su lugar, “porque todos haríamos lo mismo si nos encontráramos en las mismas circunstancias o problemas, tenemos que ser tolerantes y escuchar a la gente, preguntarles cómo les gustaría que fuera la atención”, señala.

Pero ese es su trabajo, comentó, fuera del ISSST, tiene otro que la mantiene ocupada, desde hace 17 años recoge indigentes en las calles, los baña, los rasura, les cambia de vestimenta, los alimenta y los acoge mientras quieran permanecer en un cuarto que tiene preparado para este fin.

Manifestó “Kenty” Villanueva, como cariñosamente le dicen, que ha llegado a tener hasta 15 indigentes, no es carga para ella, estudió Enfermería y aprendió sobre Geriatría, no tiene problemas para bañar a los indigentes, da gracias a Dios que no se ha infectado pero tampoco siente repulsión, en sus oraciones a Dios le pide “quítame el olfato, hazme ciega y sorda” cuando bañe a los indigentes, lo dice en tono de broma, cuando no quieren bañarse le gritan improperios que ella comprende porque ellos están desconectados de la realidad. Señaló que si bien tiene 17 años realizando esa labor ha interrumpido esta por seis años, recuerda anteriores administraciones municipales que le apoyaban mucho como la del doctor Guajardo, doctor Habib y Oscar Ríos, porque ella tiene que auxiliarse de los policías para trasportar a las personas, recuerda el último conflicto que se armó con la indigente del Oxxo que tuvo que ser transportada con todo y perro porque el perro no quería separarse de ella, una gran prueba de amor entre humanos y animalitos.

Actualmente solo se ocupa de dos personas un hombre y una mujer, y otros que atiende en la calle con alimentos, ropa y cobertores.

Dijo estar muy agradecida con el personal del Centro de Salud de Nueva Rosita por la atención que han proporcionado a algunos indigentes que han enfermado o presentan alguna herida, incluso dijo hay quienes han muerto en ese hospital y les hemos dado sepultura, también se apoya en su hermano quien es jefe de enfermería en ese hospital Alfredo Villanueva, y ha colaborado enormemente en esta labor.

El encargado del pequeño albergue en donde dan techo a las personas se llama Carlos un buen hombre que ha ayudado en esta tarea que exige mucho tiempo y no tiene paga. Ninguno de los que ha cuidado se ha portado mal con ella, por el contrario son agradecidos están en el lugar mientras hace mucho frío y cuando el clima se pone mejor se marchan, pero ya bien bañados y comidos.

“La intención es que no los rechacen por estar demasiado sucios”, ni en las tiendas les quieren vender, inmediatamente los sacan, lo importante es que no les hagan el feo, duran un tiempo limpios y de nuevo tiene que ir por ellos”.

Recuerda a uno que le apodaban “el Ese” lo encontró en una de las calles de Nueva Rosita con la ropa toda raída y un mecate haciendo de cinturón, también a él lo llevó a bañar, dio ropa limpia y alimento por un tiempo, tenía 25 años deambulando.

“Kenty” reconoce tres clases de indigentes, aquel que come de los botes de basura, el vagabundo y quien por drogas y alcohol termina en las calles, pero todos tienen cabida para ella, porque no hace diferencia y jamás los rechaza, noble labor la de esta enfermera porque como ella reconoce, “no cualquiera”.

Podrá estar feliz estos últimos días del año al saber que puso su voluntad y esfuerzo para que algunos de los indigentes no pasaran hambre y frío, podrá tomarse un descanso en su ajetreada vida al servicio, a esperar las mejores cosas “Kenty” para el 2018.

Argentina tiene un gran aliado en su hermano Alfredo “Niky” Villanueva quien con su asociación de beneficencia Arcoiris, consigue recursos para ayudar.

La intención es que no los rechacen por estar demasiado sucios, ya que ni en las tiendas les quieren vender, inmediatamente los sacan, lo importante es que no les hagan el feo”

Altruista.

Desde hace 17 años recoge indigentes en las calles, los baña, los rasura, les cambia de vestimenta, los alimenta y los acoge mientras quieran permanecer en un cuarto que tiene preparado para este fin.