Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

Falta voluntad política para decidir rescate

Por Teresa Muñoz - 22 febrero, 2017
Falta voluntad política para decidir rescate

VILLA DE SAN JUAN DE SABINAS, COAH.- Sabemos que es posible el rescate de los restos mortales de los mineros caídos en Pasta de Conchos, por ello, es que a través de la organización “Familia Pasta de Conchos”, a nivel Nacional seguimos emprendiendo las investigaciones para mejora de los reglamentos de Seguridad e Higiene y lograr nuestro objetivo.

Esto lo expresó Guillermo Elías Iglesias López, representante de dicha organización, quien dijo ser ingeniero metalúrgico y laborar como perito ante los juzgados federales ante la judicatura federal en el 8 circuito situado en Piedras Negras.

Mencionó que hoy en día al igual que muchos de sus compañeros siguen buscando ese avance científico tecnológico a través de minirobot con diseños de catalizadores, para emprender búsquedas en todas situaciones, ya sea en el interior de minas como en otras situaciones en crisis, por ejemplo, por el lado de Protección Civil.

Desafortunadamente, en este sentido de minería, la Ley Minera no se modificó, sabemos que Beltrones en aquel tiempo mediante una investigación emitida por los peritos del Perú, no llegaron esos documentos al Senado, donde modifica muchas normativas de seguridad.

En materia de amor, quiero decir que ahí está mi padre Guillermo Iglesias Ramos, sepultado en las entrañas de la tierra, a quien tanto amé.

Por eso estamos aquí cada día, cada año, no hay menos, sino hay más, mi padre murió a los 58 años y me platicaba tantas cosas, que me es imposible decir tantas irregularidades.

Él laboró 21 años como minero, ya sea en pocitos de carbón, como en Industrial Minera México y pues hay mucho qué hablar y qué emprender más que nada por ello es que los familiares de los mineros caídos en Pasta de Conchos, seguiremos manteniendo viva la esperanza del rescate.

Hoy, con el crecimiento de nuevas empresas, necesitamos que se modifiquen esas leyes en materia de protección para los trabajadores, desafortunadamente, esta es voluntad política.