Contactanos

Coahuila

Un orgullo ser minero

Realizarán hoy colocación de ofrendas florales en los monumentos erguidos en Palaú y Nueva Rosita para recordar a los obreros caídos.

Teresa Muñoz
Por Teresa Muñoz - 11 julio, 2021
Un orgullo ser minero

MINERAL DE PALAÚ, COAH.- Excavar minas para extraer minerales sobre todo “Carbón” es el trabajo de un minero, por ello para muchos es un gran orgullo desempeñar este oficio aunque sea de los más inseguros y cobre infinidad de vidas cuando los obreros menos se lo esperan.

Hoy se festeja la creación del Sindicato Minero a 87 años de lucha y entereza por sacar adelante a sus familias, pero ¿Qué pasa con este sector de la clase obrera en México?, pues un panorama bastante desalentador, donde con el paso de los años, los trabajadores mineros libran una lucha encarnizada por conseguir que las empresas concedan las prestaciones mínimas de la ley y cumplan los contratos colectivos.

Es una lucha de carácter local donde el colaboracionismo del sindicato con las empresas, es el primer obstáculo a vencer.

Los movimientos obreros más sobresalientes de los últimos años sostenidos por miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Siderúrgicas de la República Mexicana, se identifican con secciones vinculadas a la rama metalúrgica.

CRONICA SURGIMIENTO DEL SINDICALISMO

La vida del Sindicato Nacional de Mineros arranca en 1934 en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, donde en la época novohispana estuvo situada la mina Real del Monte y Pachuca, así como la mina del conde de Regla, entre varias otras. 

El actual estado de Hidalgo fue una de las primeras regiones de México –en aquel entonces Nueva España–, dedicadas a la minería. En la crónica de la provincia de San Diego de 1682 se habla sobre el descubrimiento de la primera veta de plata, el cual ocurrió el 29 de abril de 1552 en la mina La Descubridora, ubicada en el cerro de la Magdalena, en Hidalgo. Para el año de 1925, la Confederación Minera Hidalguense era la más fuerte asociación de trabajadores mineros en la región de Real del Monte y Pachuca.  No obstante, debido a que ésta no representaba plenamente los intereses de sus miembros, para 1930 se creó paralelamente la Alianza de Trabajadores Mineros, la cual vino a representar una nueva fuerza laboral. 

No fue sino hasta el 27 abril de 1934 cuando lograron reunirse en convención nacional las distintas asociaciones mineras de 27 estados de la República, entre los cuales se encontraban Hidalgo, Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí, Jalisco y Distrito Federal representando a 12 mil 256 trabajadores.  En un esfuerzo por unificar a las diversas fuerzas al interior de la organización, así como para lograr el respeto del sector social que representaban ante las autoridades gubernamentales y las empresas, los asistentes a la convención nacional decidieron fundar el primer Sindicato Nacional Minero llamado Sindicato Industrial de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana instituyendo también a su primera sección: Real del Monte y Pachuca.

Por esos giros que da la historia, en 1766 estalló la primera huelga de trabajadores mineros de América Latina. Los trabajadores se insubordinaron ante las pretensiones del conde Regla, propietario de la mina, de hacer más cruentas y difíciles las condiciones de trabajo a cambio de los mismos sueldos miserables para sus operarios.

Estos heroicamente se sublevaron y se fueron a la huelga en una época en que no sólo no existían sindicatos o uniones que defendieran los derechos de los trabajadores –una época en que cualquier protesta era considerada como alteración grave del orden público y castigada con la cárcel, la muerte o con la lleva hacia el ejército colonial, o incluso juzgada como blasfemia por el Tribunal de la Inquisición–.Tampoco existía obviamente ninguna ley laboral que protegiera a los trabajadores de los abusos de las compañías mineras. Debido al sistema de explotación feudal que existía –la encomienda–, los trabajadores no tenían otra cosa que callar y obedecer, y seguir trabajando hasta el agotamiento total. 

La sabiduría de los mineros mexicanos de Real del Monte y Pachuca del siglo XVIII jugó su papel. Sabedores de que paralizar la producción atentaría contra el suministro de plata al rey de España –con los consiguientes perjuicios para la Corona Imperial–, los mineros se lanzaron a huelga sin saber cuál iba a ser el destino de su lucha, pero se lanzaron y triunfaron. Entre otras cosas, consiguieron que el propietario echase marcha atrás en su intento de agudizar las pésimas condiciones de trabajo (jornadas de 13 y 14 horas diarias que quería elevar a 16 o 18 horas, mala paga, insalubridad, etc.) y se prohibiese el trabajo infantil, peor pagado aún que el de los adultos.  No había nada que los protegiera, pero aun así estallaron su huelga, acaso conocedores del quebranto que causaban en las finanzas de la casa real. Con ello se anticiparon a los movimientos obreros de la actual América Latina y –muy probablemente– a los del mundo entero. 

Dieron una lección de dignidad y valentía que el Sindicato Nacional de Mineros de hoy festeja y recuerda cada año el 15 de agosto, haciéndola suya. 

Es como su Declaración de Dignidad histórica. El famoso conde de Regla no era otro sino el entonces afamado filántropo Pedro Romero de Terreros –quien tiene incluso nombre de calle en la colonia del Valle de la ciudad de México y que denomina a un famoso montepío–, y quien con una mano enarbolaba la explotación inmisericorde del trabajo humano y con la otra encomendaba su alma a Dios y la de los beneficiarios desconocidos de su caridad. Una vela a Dios y otra al Diablo, pues, es costumbre de la filantropía cristiana.

Fue, entonces, en la ciudad de Pachuca donde nació el actual Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, para abreviación, Sindicato Nacional de Mineros o simplemente Sindicato Minero. 

Las diversas agrupaciones de trabajadores de las minas y las fundiciones de todo el país que se congregaron en su congreso constituyente en 1934 dieron paso a la nueva organización del gremio minero trabajador el 11 de julio de ese año, por lo cual los trabajadores de todo México lo han considerado a partir de ese día, el Día del Minero.

Fue en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, siendo las 11:00 horas del 27 de abril de 1934, cuando reunidos en el salón de actos del Instituto Científico y Literario, ubicado en la calle de Abasolo, las delegaciones que suscriben y que integran la Primera Gran Convención de Sindicatos, formada por obreros, empleados y similares, cuyas denominaciones son: Sindicato de Obreros y Artesanos Unidos, de la Fundición de Avalos, Chihuahua; Sindicato de Obreros Mexicanos de Aquiles Serdán, Chihuahua; Sindicato Mexicano de Electricistas y Similares de Avalos Chihuahua, entre otras; todos con las facultades con que plena y legalmente se hallan investidos, decidieron forman un nuevo organismo sindical, abriendo sesión y procediendo a efectuar el cómputo del número de trabajadores cuya personalidad ostentan los delegados a través de los sindicatos que representan, habiendo arrojado la cantidad de 12 mil 256 empleados de las distintas compañías mineras, Metalúrgicas y Similares.

Cabe señalar hoy en la Región Carbonífera, son pocas las minas que permanecen abiertas por ende son pocos los mineros que siguen activos, sin embargo, el sindicalismo sigue presente y para festejar al gremio, hoy realizarán una ceremonia en punto de las 10:00 de la mañana en el hemiciclo al minero realizando guardias de honor y colocando ofrendas florales en memoria de los mineros que han sucumbido en el deber de llevar el sustento a sus hogares.

En el Mineral de Palaú se hace lo propio durante la mañana de hoy, en el monumento erguido al minero en la Plaza Hidalgo y donde se concentran obreros y ex trabajadores mineros de las minas que estuvieron activas y algunas otras que siguen operando en la actualidad. ¡FELIZ DíA DEL MINERO!

  • Un orgullo ser minero

    Son ya 87 años de lucha por exigir mejores prestaciones y sobre todo seguridad en las minas.

  • Un orgullo ser minero

  • Un orgullo ser minero

  • Un orgullo ser minero

  • Un orgullo ser minero

    Siempre unidos, siempre en lucha, la base trabajadora.

  • Un orgullo ser minero

    Hoy se celebra la creación del Sindicato Minero a 87 años de lucha.

  • Un orgullo ser minero

  • Un orgullo ser minero

    Las muertes no cesan en las minas, producto de la inseguridad.

  • Un orgullo ser minero

  • Un orgullo ser minero

    Muy golpeado el sector de la minería y metalurgia.

  • Un orgullo ser minero

    Imagen de aquellos años, mineros realizando la extracción de mineral.

  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero
  • Un orgullo ser minero

Artículo Relacionados