Más que ley o decreto es necesario que la sociedad resuelva el problema del trabajo infantil.

Ciudad Acuña, Coah. – No debería ser solo un decreto de buena voluntad, ni tampoco el paliativo de la pereza y la sobre protección que al final tuercen el camino.

Trabajar no es un delito ni debiera serlo, solo que se ha malentendido y se sobreprotege al menor que aprende a ser perezoso.

En el afán de copiar los errores del capital y hasta eso mal copiados, en EU es válido que los menores laboren, aunque no se vale que sean explotados.

Aunque desde hace unos años atrás la ONU estableció la búsqueda para que los niños no trabajen, hoy día aún hay explotación.

Ninfa Leticia Rodríguez Copado, directora de DIF, dijo que aquí, en Acuña, se han realizado varias acciones para reducir los índices de trabajo infantil y se han logrado algunos resultados positivos.

Mencionó que entre las varias acciones que las administraciones locales han ejecutado está el retirar a los “cerillitos” de los centros comerciales, ya que los padres estaban abusando de su trabajo, y ellos se habían convertido en quienes tenían la carga de la manutención de la familia, cambiando a los adultos mayores para que atendieran estas áreas.

También se trabajó en retirar a los niños de la venta de flores y se giró un exhorto para que las autoridades del Puente Internacional hagan su tarea y retiren a los niños que venden productos en este.

Es de resaltar que es importante permitir que los niños aprendan a ser responsables, de hecho, es necesario que trabajen, aunque sea en el marco de la ley y no fuera de ella.