Periodico la voz
Periodico la voz
General

Se enferman niños por culpa de aguas negras

Por Mónica Meza - 31 enero, 2017
Se enferman niños por culpa de aguas negras

Ya es insostenible la situación en la  privada Cristóbal Colón de la colonia Occidental

FRONTERA COAH.- El problema en la privada Cristóbal Colón de la colonia Occidental cada vez empeora, tres niñas presentan salpullido en diferentes partes del cuerpo, además de síntomas como diarrea y vómito, esto por vivir desde hace días entre las aguas negras, ni Martha García vendedora de las viviendas ni Javier García Cabello dueño de la constructora asumen su responsabilidad.

Karen Ramírez habitante del lugar mencionó que constantemente ha llevado a sus hijas a consultar al IMSS, tiene una niña de 6 años que hace días tenía diarrea y vómito y ahora solo tiene salpullido, otra de las menores presenta ganglios inflamados por la infección y el peor de los casos, el de una bebé de apenas dos meses de nacida que presenta infección en sus ojos.

“No siento nada, tengo granitos en la cara y en las manos, antes me daba comezón Maylín  Montoya  de 6 años  de edad quien no puede jugar en el exterior de su vivienda, debido a que está inundado de aguas negras y hay fuertes olores que provocan los malestares de la diarrea y el vómito.

“Mi suegra nos decía que nos fuéramos a su casa, pero nos  da miedo dejar sola la casa, porque tampoco hay alumbrado público y en la noche está muy obscuro”, comentó Karen Ramírez.

Dijo que a ella le rebajan mil pesos por quincena del Infonavit a donde han reclamado la mala obra que provoca el desborde de aguas negras, pero no le dan solución, también acudieron a Simas, quien les dijo que no les competía porque no había registro de la obra, fueron también a la Profeco que pide datos de la constructora Construcciones GPSA   que ya desapreció.

Los vecinos han buscado a la constructora pero no tienen dato alguno, Martha García fue quien se encargó de los trámites de la venta, tía del dueño de la constructora que también le da largas al problema.

Los vecinos están hartos de vivir entre la suciedad, entre el apeste, aún así no les han dejado de descontar parte de su salario, por lo que están dispuestos a llegar a aplicar otras medidas para que les den solución al problema, ya que señalaron no pagarán por una vivienda en la que no están a gusto.