Ciudad de México.- Para el dolor de estómago, cedrón; para la intoxicación, orégano, y para la circulación de la sangre, muicle, recomienda Bonifacio Campillo, productor de plantas medicinales en San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco.

Por primera vez, en el Zócalo de la Ciudad se instaló una Feria de Flores que exclusivamente congregó a productores capitalinos, donde además de los rosales, girasoles y gladiolas, las plantas medicinales acapararon la atención de la mayoría de los 150 mil visitantes, que atrajo.

Orita, ya es más rápido las farmacias, pero esto es lo más natural y lo más sano”, consideró Bonifacio.

Les recomendaría mejor que utilicen plantas naturales que vienen sin químicos porque todo medicamento ya viene a base de químicos y a la larga nos hace daño. Si tomamos muchas pastillas, nos afecta los riñones y en cambio en esto es natural, natural”.

Así como Bonifacio, Lilia Pérez -también de Xochimilco- recomendaba manzanilla e hinojo para el dolor de estómago y diarreas, ruda para curar de aire a los bebés y lavanda para hidratar la cara.

Vienen directo por sus remedios, pero igual aquí nosotros les damos algunas recomendaciones”, comentó Lilia.

Té verde, té negro, romero, hinojo, insulina, salvia, hierbabuena y bálsamo fueron otras de las plantas medicinales que se pudieron adquirir en esta feria con precios que oscilaban entre 15 y 40 pesos.

Como ellos, otros más de 330 productores se congregaron en la Plaza de la Constitución para vender plantas y flores, pues tras las lluvias de agosto y septiembre, así como del 19S, perdieron gran parte de su producción y la que lograron salvar se terminó por desechar porque aún los clientes no pueden llegar a sus comunidades.

Nos afectó bastante, pero bastantísimo. Ora sí que las avenidas dañadas nos afectó para que llegaran a comprarnos y hubo mucho descontrol.

Nos gustaría que se difundiera más y se hicieran más este tipo de eventos porque nos ayuda a dar un mejor precio y vendemos más”, pidió Lilia que igual vende plantas medicinales, como de ornato.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), hubo una pérdida de hasta el 80 por ciento de la producción.

Incluso, para quienes buscaban comenzar un pequeño huerto en casa lo pudieron hacer llevándose lechuga, acelga, chile y tomate.

Curiosidad, especialmente en niños, despertó también el área dedicada a las plantas carnívoras.

No comen carne” y “son inofensivas” fueron las aclaraciones que los productores hacían una y otra vez a los pequeños que concentrados miraban a las pequeñas plantas.

Todos sus nutrientes los obtienen de moscas y mosquitos”, dijo uno de los ponentes.