Periodico la voz
Periodico la voz
Mundo

Francia reabre cafés y museos tras cierre de 6 meses

Comer en la terraza de un restaurante, visitar un museo o ir al cine dan un alivio a los franceses tras más de seis meses de duras medidas para contener la expansión del covid-19
Por Agencia - 19 mayo, 2021
Francia reabre cafés y museos tras cierre de 6 meses

Es un gran día para los franceses: las terrazas de los cafés y restaurantes reabrieron este miércoles luego de que un cierre de más de seis meses privase a la población de lo que se siente como la esencia de la vida -tomar café y vino con amigos- para salvar otras durante la pandemia del coronavirus.

El gobierno está levantando las restricciones de forma gradual para evitar un rebrote de covid-19 y devolver a los ciudadanos algo de su característica “joie de vivre" (alegría de vivir).

Como parte de la primera frase del plan, el toque de queda comenzará a las 21:00 horas, y no a las 19:00 como hasta ahora, y los museos, teatros y cines reabrirán sus puertas, como las áreas exteriores de restaurantes y bares.

El presidente del país, Emmanuel Macron, fue uno de los primeros en sentarse en la terraza de un café, donde fue visto charlando con otros clientes y con el primer ministro, Jean Castex, quien más tarde asistió a la proyección de una película en un cine.

Ambos políticos ofrecieron una imagen de mesurado optimismo.

Vamos a acostumbrarnos e intentar vivir juntos", dijo Macron a reporteros en el establecimiento.

Si logramos organizarnos bien colectivamente y continuar con la vacunación, tener una disciplina común como ciudadanos, no hay razón por la que no podamos seguir avanzando", declaró.

La actriz Emmanuel Beart fue a un cine del centro de la capital donde se emitía su última película “L’Etreinte” (“El abrazo”), una de las muchas producidas durante el confinamiento.

Francia no es el primer país europeo que empieza a recuperar algo parecido a la vida social y cultural. Italia, Bélgica y Hungría, entre otros, ya permiten cenas al aire libre y en el Reino Unido se puede empezar a beber y comer en el interior de los pubs desde el lunes.

Los restaurantes franceses han estado cerrados desde finales de octubre, el cierre más largo en Europa a excepción de Polonia, donde recuperaron el servicio en espacios exteriores el sábado luego de siete meses.

Algunos propietarios de cafés y restaurantes franceses llevan días preparándose para el gran día, aunque hay previsión de lluvia en gran parte del país, incluyendo París, la ciudad que personifica la cultura y la sociedad de los cafés.

El gobierno ha puesto también serias limitaciones a cuánta diversión se puede tener.

Los restaurantes podrán llenar sus terrazas al 50%, con no más de seis personas por mesa. Los cines limitarán su aforo al 35% de su capacidad y los museos deben restringir las entradas para que haya 8 metros cuadrados por visitante.

El ejecutivo tiene previsto retrasar el inicio del toque de queda a las 23:00 y permitir clientes en el interior de restaurantes y bistrós a partir del 9 de junio.

La última de las tres fases del plan de reapertura está prevista para el 30 de junio, cuando desaparecerán tanto el toque de queda como las demás restricciones, si la pandemia lo permite.

El plan de Macron para sacar a Francia de la pandemia no busca solo resucitar los restaurantes, tiendas y museos tras tantos meses cerrados, sino también preparar la posible campaña para su reelección para un segundo mandato el próximo año.

El mandatario se está centrando en salvar empleos y en revivir una economía francesa sacudida por el coronavirus.

Francia ha registrado más de 108 mil muertes debido al covid-19, uno de los peores datos de Europa. Pero los decesos, los ingresos en las UCIs de los hospitales y los contagios están bajando.

Alrededor del 40% de la población adulta del país ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19.

Los turistas esperaban con estusiasmo que se levantase por fin el cordón en el museo más visitado del mundo, el Louvre.

Esto significa mucho, sabe. Significa que el covid-19 está empezando a terminar, cuando se abren todos los museos y zonas públicas", señaló Walid Hneini, un turista libanés.