Injerencia rusa, acto de guerra.- Cheney

Injerencia rusa, acto de guerra.- Cheney
PUBLICIDAD

El ex vicepresidente de EU, Dick Cheney, dijo que la supuesta intromisión electoral pudo ser un acto de guerra; no duda que hubo un esfuerzo de Putin

Washington DC, Estados Unidos.- El ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney fustigó a Rusia ante acusaciones de que interfirió en las elecciones presidenciales de su país y calificó el hecho de un acto hostil y bélico.

“En algunos lugares, eso sería considerado un acto de guerra’’, dijo Cheney.

“No hay duda de que hubo un esfuerzo muy importante del señor (Vladimir) Putin y su Gobierno, su organización, para interferir de manera grave en nuestros básicos procesos democráticos fundamentales”, sostuvo durante un discurso pronunciado el lunes en Nueva Delhi y reproducido este martes por varios medios estadounidenses.

“Creo que es un tipo de conducta y actividad que veremos en el futuro. Sabemos que él (Putin) lo ha intentado previamente en otros Estados de los países Bálticos”, agregó el ex vicepresidente sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones ganadas por el ahora Presidente, Donald Trump, frente a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Tanto la Cámara de Representantes como el Senado de Estados Unidos investigan los supuestos intentos de Moscú de influir en esas elecciones, así como los presuntos vínculos de la campaña de Trump con el Kremlin.

En una serie de mensajes publicados la noche de este lunes en su cuenta personal de Twitter, Trump sostuvo que las acusaciones sobre sus supuestos vínculos con Rusia son una patraña y dijo que el Congreso debería investigar al matrimonio formado por Bill y Hillary Clinton, y no a él.

Las investigaciones sobre esos supuestos vínculos con Rusia han alcanzado ya al círculo más cercano del republicano, concretamente a su yerno y asesor, Jared Kushner.

La Casa Blanca adelantó este lunes que Kushner testificará voluntariamente sobre sus contactos con funcionarios rusos ante el Comité de Inteligencia del Senado.

La semana pasada, el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, confirmó que desde julio esa agencia está investigando los supuestos intentos de Rusia de influir en las elecciones.

Para complicar más las cosas, Trump afirmó a comienzos de marzo que el ex Presidente Barack Obama ordenó interceptar sus comunicaciones en la Torre Trump de Nueva York, una acusación que no ha respaldado con ninguna prueba.