Contactanos

Mundo

Por un solo positivo, Nueva Zelanda vuelve a confinamiento

La cuarentena nacional durará tres días, después de que se descubrió un contagio probablemente relacionado con la variante Delta.

Agencia
Por Agencia - 17 agosto, 2021
Por un solo positivo, Nueva Zelanda vuelve a confinamiento

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, puso a la nación en un confinamiento de tres días después del descubrimiento del primer caso comunitario de COVID-19 desde febrero.

El bloqueo comenzará a la medianoche de este martes mientras las autoridades se apresuran a identificar la fuente de la infección en la ciudad más grande de Auckland, dijo Ardern en una conferencia de prensa.

Si bien la secuenciación del genoma aún no se ha completado, se asume que el caso es de la variante Delta altamente infecciosa, apuntó

"Delta ha cambiado las reglas del juego, estamos respondiendo a eso. Lo mejor que podemos hacer para salir de esto lo más rápido posible es esforzarnos", dijo la funcionaria.

Es el primer confinamiento a nivel nacional en Nueva Zelanda desde la respuesta inicial a la pandemia hace más de un año. Bajo el llamado Nivel de Alerta 4, todas las escuelas, lugares públicos y la mayoría de las empresas deben cerrar y se insta a las personas a que se cubran la cara si necesitan salir. Solo pueden permanecer abiertas las tiendas que brindan servicios esenciales como comestibles, gasolina y productos para la salud.

El contagio es el de un hombre no vacunado contra COVID de unos 50 años de Auckland que se considera ha sido infeccioso desde el 12 de agosto, comentó la directora general de Salud Ashley Bloomfield en la conferencia de prensa.

Él y su esposa (quien sí está completamente vacunada) estuvieron en la cercana región de Coromandel durante el fin de semana, donde visitaron un pub abarrotado el fin de semana para ver un partido de rugby de los All Blacks, agregó.

Debido a esos movimientos y la probabilidad de que el contagio pertenezca a la variante Delta, los funcionarios aconsejaron una respuesta inmediata a nivel nacional. Auckland y Coromandel han estado bloqueadas durante siete días.

"Trabajar duro y temprano nos ha funcionado antes", dijo Ardern. "Queremos ser cortos y duros, en lugar de ligeros y largos".

Hasta ahora, Nueva Zelanda ha mantenido al virus SARS-CoV-2 fuera de la comunidad, permitiendo que su economía se recupere rápidamente durante la pandemia. Sin embargo, una lenta distribución de la vacuna COVID la ha dejado vulnerable a otro brote, particularmente de la cepa Delta que está complicando los esfuerzos de contención del coronavirus en todo el mundo.

Junto con Australia, que tiene restricciones fronterizas estrictas como Nueva Zelanda, China está luchando contra un brote alimentado por Delta después de que la variante ingresó a través de un aeropuerto. Ha adoptado un enfoque similar de tolerancia cero, poniendo a prueba a millones de personas y confinando distritos de ciudades para controlar los casos.

Es una estrategia que está encontrando resistencia en algunos países conocidos como ´libres de COVID´, a medida que la gente se cansa de las restricciones mientras otras partes del mundo se abren. Ardern citó la experiencia de Australia con la variante Delta como una razón para una acción rápida a nivel nacional.

"No queremos esa experiencia aquí", subrayó.

El brote de Australia continúa propagándose a pesar de que más de la mitad de los 26 millones de habitantes del país están encerrados. El estado de Nueva Gales del Sur registró 452 nuevos casos el martes después de un récord de 478 establecido el día anterior, con la gran mayoría de esas infecciones detectadas en Sídney.

La ciudad más poblada de Australia ha estado cerrada durante más de siete semanas y algunos expertos en salud han criticado al gobierno de Nueva Gales del Sur por actuar demasiado tarde, después de que el virus ya se espació en la comunidad.

Artículo Relacionados