Periodico la voz
Periodico la voz
Mundo

Presidente filipino pagó por matar a opositores

Por Agencia - 21 febrero, 2017
Presidente filipino pagó por matar a opositores

Un expolicía confiesa que formaba parte de un escuadrón de liquidación para acabar también con delincuentes

Manila, Filipinas.- Un policía filipino retirado reveló el lunes que en su época como alcalde, el ahora Presidente del país, Rodrigo Duterte, ordenó y pagó a él y a otros miembros de un llamado escuadrón de liquidación matar a delincuentes y opositores, incluyendo un sospechoso de secuestro y toda su familia y un periodista de radio crítico.

Los abogados de derechos humanos que presentaron a Arthur Lascanas en una conferencia de prensa señalaron que sus acusaciones podrían ser la base para un juicio político a Duterte. Ni el presidente ni su oficina realizaron comentarios de inmediato.

Duterte ha negado que su Gobierno respalde asesinatos ilegales de sospechosos en su letal ofensiva contra el narcotráfico, en la que se cree que fallecieron más de siete mil personas, la mayoría consumidores y traficantes a pequeña escala, desde su llegada al poder el pasado junio.

Esta iniciativa es una ampliación de la ofensiva antidroga que ya lideraba durante su larga estancia al frente de la alcaldía de Davao, en el sur del país, y alarmó a Estados Unidos, a Gobiernos occidentales y a responsables de derechos de Naciones Unidas.

En muchos discursos públicos, Duterte ha pedido a los policías que se defiendan si los sospechosos de narcotráfico responden y amenazó abiertamente a los capos de la droga con la muerte.

Lascanas negó el año pasado ante una comisión del Senado su participación en cualquier ejecución extrajudicial en Davao.

Testificó en una investigación el pasado octubre tras verse señalado junto a Edgar Matobato, un exmiliciano que dijo que Duterte le ordenó a él y a otros matar delincuentes en asaltos similares a los realizados por bandas que causaron cientos de fallecidos.

OTRAS ÓRDENES DE DUTERTE

- Bombardeo de mezquitas en 1993 como venganza después de que rebeldes musulmanes fueran acusados de poner una bomba en una catedral católica.

- Otro de sus objetivos fue el periodista radiofónico Jun Pala, un crítico de Duterte. Fue baleado en 2003 por pistoleros, que luego recibieron recompensas en efectivo del entonces alcalde, apuntó.