Acceden a testimonio de víctima de trata que involucra a Joan Sebastian en prostitución infantil

Acceden a testimonio de víctima de trata que involucra a Joan Sebastian en prostitución infantil
PUBLICIDAD

Una de las supuestas víctimas reveló que el burdel estaba dentro del rancho de Joan Sebastian, quien acostumbraba llamar a las niñas "princesas" y les regalaba cosas de oro.

En las últimas semanas el columnista Héctor de Mauleón se convirtió en la pesadilla de la familia de Joan Sebastian, al involucrar al fallecido cantante en prostitución infantil.

Al respecto, la familia amenazó con emprender acciones legales en su contra confiando que pondrían punto final a tan delicado tema, pero no contaron con que El Gordo y La Flaca se interesarían y en su investigación tendrían acceso al expediente de la PGR sobre el testimonio de una de las supuestas víctimas, declaración que data del 19 de junio de 2014, dos años después de que originalmente ésta tratará de llevar el caso ante la justicia.

“La casa donde se encuentra el burdel es de Joan Sebastian, eso lo sé porque todo lo que se adquiría para el burdel lo pagaba él… Todas las facturas llegaban con su nombre verdadero, el cual no recuerdo en éste momento, además llegué a ver a Joan Sebastian en el burdel”, recoge el documento publicado por Univisión.

“Luego de cuatro meses comenzó a trasladarme al burdel sin capucha y sin las manos amarradas, por lo que pude darme cuenta del lugar al que me llevaban, tomando la autopista México-Acapulco, luego la desviación a Taxco Guerrero y enseguida otra desviación hacia la izquierda, luego de cinco minutos entrábamos a un área de terracería de donde se veía el pueblito de Juliantla Guerrero”.

La víctima detalla que ahí en el rancho agrupaban a los niños por edades; de 3 a 9 años y de 10 a 20 años. Además insiste que el llamado “Poeta del pueblo” tenía la costumbre de llamar a las niñas “princesas”.

Otros detalles que se revelan son el hecho de que el cantante ordenaba pintar las habitaciones de sus “princesas” de color rosa y que además gustaba de regalarles cosas de oro.

Hasta el momento las acusaciones no han sido demostradas y también se desconoce hasta dónde avanzó la investigación que iniciaron autoridades mexicanas en el 2014.