Fotografía: Internet

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, afirmó que los nuevos tiempos exigen que las universidades defiendan su autonomía a partir de mantener una autogestión independiente, con compromiso social, transparencia y rendición de cuentas a la sociedad.

Durante su participación en la mesa redonda “La reforma universitaria de Córdoba de 1918, su repercusión a nivel regional e internacional”, expuso que las instituciones de educación superior también deben pugnar por una educación sin distinción de clases, género, preferencias o ideologías, “por una educación de calidad humana, crítica, libre, reflexiva y propositiva”.

Además, dijo, requieren dar una formación universal e innovadora que permita a los nuevos ciudadanos adaptarse a las tareas que habrán de enfrentar, impulsar la investigación que contribuya al desarrollo económico de sus naciones y al avance universal del conocimiento, así como a dar una educación con espíritu latinoamericano.

Graue Wiechers subrayó que, en la actual época de cambios, las universidades deben responder con inteligencia, independencia y prontitud ante los retos que implica vivir en un mundo desigual, en el que la economía globalizada afecta intereses nacionales, propicia migraciones y genera nacionalismos xenofóbicos e intolerancias.

Por si fuera poco, hoy el mercado laboral se caracteriza por una precarización de los salarios y de las condiciones laborales, y una demanda de competencias técnicas específicas que soslayan la formación universal.

Indicó que, ante ese escenario, hay incertidumbre sobre los modelos educativos que se deben adoptar, pero también hay certezas que guían a las instituciones de educación superior: “queremos formar jóvenes que crezcan en un mundo tolerante, diverso y sustentable, que exijan y consigan condiciones de bienestar para toda la sociedad”, comentó el rector de la máxima casa de estudios del país.

En su visita a tierras argentinas por el aniversario de la Universidad de Córdoba, apuntó que el movimiento autonómico de esa institución fue contra las injerencias del Estado y las fuerzas conservadoras en los asuntos universitarios, e influyó en otras naciones latinoamericanas y los movimientos estudiantiles de San Marcos, Perú, en 1919; de la Universidad de La Habana, Cuba, en 1922; y de la UNAM, en México, en 1929.

Estos movimientos buscaron democratizar las decisiones de la vida universitaria, conectarse mejor con su entorno y con la sociedad que les había dado origen, además de colocar a la universidad como el principal centro generador de conocimiento, desarrollo y movilidad social de un país”, expresó.