Contactanos

Opinión

La materia física muere pero el amor es inmortal en la mente y en el corazón

Sergio Canizalez Ibarra
Por Sergio Canizalez Ibarra - 19 octubre, 2021 - 08:29 p.m.
La materia física muere pero el amor es inmortal en la mente y en el corazón

"La materia física muere pero el amor de una persona es inmortal en la mente y en el corazón".

Aceptar la perdida de un ser amado que murió es uno de los procesos más difíciles que el ser humano puede pasar en la vida.

Todos estamos preparados para recibir la vida pero no a la muerte,  el duelo se vive cuando alguien se nos va de este mundo,  es un shock emocional tan fuerte que si no se vive y trata adecuadamente se puede volver en una depresión crónica por no superar la pérdida.

Tratar el proceso de duelo en psicoterapia es algo muy recurrente  cuando la persona ya no ve su realidad y vive de un recuerdo doloroso que no acepta que su ser amado,  familiar,  amigo, ha partido al más allá.

No existe una escala exacta de los pasos para que una persona viva su duelo,  pero hay 4 etapas fundamentales para que toda persona salga más fácil de ese trance emocional.

1. Negación: la persona no puede creer lo que pasó, más cuando la muerte fue inesperada, en la mente del doliente emerge la idea de que todo es un mal sueño que al despertar su ser querido estará a su lado como siempre.

2. Sentir ira

El enojo es una de las emociones más frecuentes que todo ser humano .mexperimentamos,   el enojo o ira se da cuando hay una inconformidad por lo que pasó,  se culpa a medio mundo de lo sucedido de hecho le reclaman a Dios el porque de la muerte sintiéndose inclusive culpables por no haber hecho algo para evitar el deceso.

3. Pensar con raciocinio

Después de uno o dos meses de la pérdida física la mente se aclara,  se piensa con la realidad, se analiza lo sucedido.

Es importante enfatizar que no siempre sucede esto en todos los casos,  cada persona vive su duelo de diferente manera.

4. Aceptación

El doliente acepta que su ser querido terminó su ciclo sea cual sea la causa de su muerte. Vuelve a su vida normal y deja que la persona descanse en paz quedándose solo con su recuerdo en su mente y corazón.

La muerte es el término de la vida, sin embargo, hay qué aprender a vivir con la ausencia de nuestro ser amado, cada quien cumple su ciclo vital pues todos tenemos una fecha de expiración qué tarde o temprano nos llegará.

Lic. Sergio Canizalez Ibarra psicologo.  Citas previas al WhatsApp 8662394782

Artículo Relacionados