Contactanos

Piedras Negras

DAN 30 AÑOS AL ABUELO ASESINO

Exzael Becerril
Por Exzael Becerril - 15 junio, 2021
DAN 30 AÑOS AL ABUELO ASESINO

Fue el 11 de junio del 2020 cuando a primera hora se encontró a Arely de 12 años sin vida, esta triste noticia consternó a los habitantes de la Colonia Lázaro Cárdenas, y de toda la ciudad; debido a que el abuelo de esta pequeña menor había sido el culpable de haberla violado para luego arrebatarle la vida y huir del lugar de los hechos.

Eulogio Vargas, de 70 años, fue detenido en ese mismo día, pero en el municipio de Monclova, lugar donde pretendía esconderse de las autoridades que lo andaban buscando; cabe mencionar que el homicida dejó un recado en la vivienda donde dejó el cuerpo de la pequeña en el que el aceptaba de haber sido el responsable.

El Delegado de la Fiscalía General de Justicia de la Región Norte 1 dio a conocer que Eulogio se declaró culpable por el delito de feminicidio, mismo por el que se le acusaba, y fue sentenciado a 30 años de cárcel; también deberá pagar un millón 302 mil 450 pesos por reparación del daño y una multa de 26 mil pesos.

Eulogio Vargas estará recluida en el CERESO de la ciudad de Saltillo donde tendrá  que cumplir con su sentencia por los actos que cometió.

El crimen ocurrió en una vivienda de la calle Emiliano Zapata numero 218 esquina con Maclovio Herrera de la colonia Lázaro Cárdenas de esta frontera.

De acuerdo con las autoridades, Eulogio violó y asesinó de una puñalada a su nieta Areli Esquivel, de 12 años, quien era ciudadana americana, pero se encontraba de vacaciones en Piedras Negras y lo acompañaba en su negocio de tacos.

El sujeto huyó tras cometer el atroz crimen, pero fue detenido ese mismo día cuando llegaba a bordo de un autobús a la ciudad de Monclova, Coahuila, donde pretendía ocultarse en casa de unos familiares.

En la escena del crimen Eulogio Vargas dejó sobre la mesa un recado que a la letra decía: "Yo Eulogio maté a la niña de 12, yo culpable”, anexando la fecha y un cuchillo de color naranja con manchas de sangre, que sirvieron a la Fiscalía como evidencia para que el juez dictara la sentencia condenatoria.

Artículo Relacionados