Contactanos

Piedras Negras

Se aferra al sueño seis veces deportada

Jessica Lizeth Rivas asegura que no hay marcha atrás en su deseo de comenzar una nueva vida

Alejandra Peña
Por Alejandra Peña - 20 agosto, 2021 - 08:41 p.m.
Se aferra al sueño seis veces  deportada

He cruzado seis veces y todas me han deportado, pero voy a seguir intentándolo", aseguró Jessica Lizeth Rivas, mujer hondureña que con su pequeño de 4 años no renuncia al sueño americano.

"Yo la mera verdad, regresarme... por mi voluntad, no, porque yo vengo de un país donde se sufre bastante por la delincuencia y la falta de trabajo, los huracanes, yo vivía en una zona de riesgo donde se inundó y perdí todo... Yo vine con un propósito y con eso Dios me lleva pa´ delante".

Con 30 años de edad, Jessica dejó en Honduras a su hijo mayor, quien se quedó con su madre mientras ella busca salir adelante.

"Salí de Guatemala a la frontera de México, y de ahí a Tapachula con un permiso, de ahí me vine para Monterrey, y luego de Monterrey me vine en el tren para acá".

Jessica no pierde de vista su objetivo pese a las trabas que ha enfrentado a lo largo de su estadía en esta frontera.

Las autoridades de Migración del lado americano regresan a los migrantes que detectan cruzando de manera ilegal.

En cambio, por el lado mexicano, las autoridades se han encargado de vigilarlos, desalojándolos de lugares públicos.

"Nos corren de la orilla del rio Bravo, nos dicen que no podemos estar aquí", cuenta Jessica.

Durante estos 6 meses en que la mujer de origen hondureño y su hijo han estado en Piedras Negras, no han conseguido un lugar en donde vivir.

"Ahorita estamos en un albergue, pero solo nos dieron asilo durante el mes de agosto".

Ante la situación que viven muchos migrantes en esta frontera, Jessica menciona que necesitan que las autoridades les ayuden en vez de que le hagan a un lado.

"Estamos muchas mujeres y niños, yo ando con mi niño de 4 años y no es justo que nos traten como si no fuéramos nada, como que no valemos nada, nos tratan mal".

A pesar de los esfuerzos que muchos migrantes como Jessica realizan para sacar el pan de cada día a través de trabajos como vender dulces, las autoridades hasta el momento no permiten que este tipo de actividades se desarrollen en la ciudad, lo cual dificulta la vida de muchos migrantes, quienes solo tienen esa fuente de ingreso para mantenerse a sí mismos y a sus familias.

  • Se aferra al sueño seis veces  deportada

  • Se aferra al sueño seis veces  deportada

  • Se aferra al sueño seis veces  deportada
  • Se aferra al sueño seis veces  deportada

Artículo Relacionados