Dembélé: Un año y una hora de retraso

PUBLICIDAD

 Ousmane Dembélé afirmó este lunes haber “cumplido un sueño” con su fichaje por el FC Barcelona… Un año después de que el club azulgrana, por indicación de su secretario técnico Roberto Fernández, negociase su incorporación desde el Rennes. Sin llegar a concretarse.

Se fichó un año después, por muchísimo dinero más del que se habría pagado entonces, y con una hora de retraso, después de los problemas surgidos entre el jugador y el Borussia Dortmund en la liquidación de su contrato.

Dembélé no se presentó un día a un entrenamiento del Borussia, lo que fue descubierto públicamente por Peter Bosz, y el club decidió apartarle de la disciplina del equipo. Tres semanas después, al cerrarse el acuerdo de su traspaso al Barcelona por 105 millones de euros, el club alemán quiso descontarle la parte correspondiente, su abogado se negó… Y el asunto provocó que la jornada fuera retrasando todos sus actos.

Cerca de las dos de la tarde un portavoz del Barcelona admitió los “problemas burocráticos” entre Dembélé y el Borussia que “ya se han solucionado” en sus propias palabras, motivando un cambio de planes en los actos previstos para su presentación, que hasta el último instante mantuvo la duda y se retrasó más de una hora.

Dembelé sale al Camp Nou para ser presentado. Getty Images

PRIMAVERA 2016

Dembélé, sin embargo, podría hoy ser jugador del Barça con una temporada de permanencia a sus espaldas. En la primavera de 2016 Roberto Fernández aconsejó su fichaje al Barcelona, que llegó a negociar directamente con el Rennes y, de acuerdo a una persona cercana al club azulgrana, alcanzó un principio de acuerdo… No se concretó porque el jugador no quiso.

La presencia de la MSN en el Barcelona y sus ansias de crecer motivaron que Dembélé rechazase su fichaje por el club español… Que no le ofreció, como deseaba el secretario técnico, incorporarle y pactar entonces una cesión a otro club. El asunto, cifrado alrededor de los 30 millones de euros, quedó en el olvido y poco después el Borussia lo fichó. Curiosamente por la mitad: 15 millones de euros.

El club alemán se llevó entonces a un jugador que llevaba varios meses en el plano. Desde principios de 2016 Dembélé fue relacionado con varios clubs y el Rennes comprendió que su traspaso iba a ser un hecho.

En febrero de 2016, un mes después de ser despedido como entrenador del club francés, Philippe Montanier aconsejó su fichaje a la Real Sociedad, a la que había dirigido entre 2011 y 2013 y con varios de cuyos integrantes mantenía excelente relación. La Real llegó a contactar con el Rennes pero los 5 millones de euros que, se afirmó en su día, ofreció por el fichaje no fueron suficientes.

Después llegaría el Barça, se hablaría de Liverpool, Mónaco, Milan o Everton… Y el Borussia Dortmund acabó por concretar su fichaje. Un año y 100 millones de euros después Dembélé fichó por el Barcelona.

En una jornada que debiendo ser festiva acabó siendo enloquecedora por los retrasos provocados por su liquidación.