Periodico la voz
Periodico la voz
Hora Cero

Andaba endemoniado

Por Cruz Mancinas - 21 febrero, 2017
1 / 1
Andaba endemoniado

Ni las oraciones de su mujer pudieron sacarle al diablo

Poseído por un demonio un hombre ingresó a las celdas de Seguridad Pública, su familia cansada de la difícil situación no le quedó de otra que solicitar el apoyo de las autoridades, pues no le hicieron efecto las oraciones que se hicieron para liberarlo del mal.

Los hechos ocurrieron la madrugada del día sábado, la esposa del presunto endemoniado se identificó como María Cristina Guerrero Hernández, dijo que su marido de nombre Silverio de la Torre García 45 años de edad, llegó a su casa ubicada en la calle Coahuila número 34 de la colonia Independencia.

Silverio estaba ebrio y el reloj marcaba las cinco de la madrugada, la mujer explicó que se iba a ir temprano a trabajar por ello le dijo a su hijo que le comprara un suero, pues al estar bajo los influjos del alcohol temía que la policía lo detuviera en caso de que él saliera de la casa.

Su mujer mencionó que comenzó a orar y salió a la banqueta esperando que su hijo regresara, en ese momento comenzó a gritar, a correr de un lado a otro, y a rodar por el suelo.

María Cristina no sabía qué hacer y como pudo apoyada por sus hijos lo sometió y pidió la ayuda de sus amigos de una iglesia cristiana de donde ellos asisten.

Nada de las oraciones le hicieron efecto, además se tornó violento con su familia, con la fuerza que caracteriza a las personas poseídas, comenzó a destrozar los cristales de las puertas y ventanas, además desconocía a su familia, y dañó muebles de madera y una pantalla de plasma.

Las horas pasaron y la familia no sabía que hacer, al sentirse desgastados, no les quedó de otra que pedir el apoyo de las autoridades.

La policía llegó a su casa, don Silverio estaba amarrado de pies y manos, tras desatar sus pies lo subieron a la caja de la patrulla, acompañado por dos oficiales y uno de sus hijos, para ser trasladado a la Comandancia Municipal en donde quedó encerrado, apartado del resto de los detenidos.

El juez calificador les dijo que buscaran ayuda psiquiátrica y que solo podría mantenerlo durante toda la noche, por lo que tendrían que pasar por él, al día siguiente, pues no podría dejarlo encerrado muchas horas.